Press "Enter" to skip to content

Autobuses del WT, el antes y después de las etapas.

Sin lugar a dudas, tras la carretera y la cama, el lugar donde los ciclistas más tiempo pasan durante una gran vuelta es el autobús. Allí además, suceden los momentos más críticos: el de antes, y el de después de correr. El estiramiento de piernas, la ducha tras la etapa, secarse, cambiarse rápido, la comida de después, la de justo antes y otras cosas totalmente influyentes en el resultado de la carrera y el paso de los días dependen de disfrutar de un adecuado autobús para la carrera.

Enlace permanente de imagen incrustada

Gracias a los chicos de http://www.globalcyclingnetwork.com/ tenemos acceso en youtube o su web a la mayoría de autobuses de los mejores equipos del pelotón. 

Proyector, ducha, baño, frigorífico, EXPRESSO y microwave, par de botellas champagne, impresora, comida variada, mochilas de podio, ropa de repuesto… y … ¿cap, or cappellinos?

El de Omega Pharma – Quickstep, ahora Etixx Quickstep, parece el más incómodo a simple vista, con esos asientos que ni se reclinan ni se giran hacia el interior del pasillo para dar libertad a las piernas. Quizás por eso el sitio de Tony Martin sea el primero, tras el conductor, que al menos le permite situar sus piernas sobre la baranda y tenerlas en alto.

También parece el que menos parafernalias tiene en cuanto a accesorios. Todo muy básico, cocina casi de apartamento, cafetera, wc en elevado, ducha, armarios y frigoríficos y poco más. También tiene la zona trasera más pequeña que hemos visto. Quizás sirva para dormir, pero seguro que las reuniones las hacen en la parte delantera.

Esto ya va siendo otra cosa. El autobus del Trek Factory Racing. El lujoso cuero y los sofás giratorios delatan el sobrio lujo luxemburgués. Una amplia zona de reunión en la parte trasera, todo correctamente ordenado, y amplia ducha.

Antes, cuando fueron Radioshack Team, antes de la fusión con Leopard, tenían esta preciosidad:

El de Belkin, ahora Lotto NL Jumbo se sale de lo usual en el resto de autobuses. En lugar de asientos en fila de uno, tiene los 8 en dos packs de cuatro en torno a una mesa. Detrás, un par de sofás más aptos para el descanso, y la reducción aquí, les permite, previo paso por !5 TELEVISORES! ! Y TRES MÁQUINAS DE CAFÉ Y TÉ! tener una parte de atrás ultra práctica, amplia, cómoda y limpia. Cuatro duchas y un pequeño vestuario lugar de reuniones previas a la salida. No muy largas, pues apenas es una butaca de madera de vestuario, pero sí muy útil para separar la ducha y momento de vestirse del resto del autobús. Además, !HASTA 4 DUCHAS!, lo mejor para no esperar cola y que todos puedan cambiarse cuanto antes de la ropa llena de barro, agua o sudor, !sobre todo siendo un equipo flamenco!

El de Sky es, sin duda, uno de los más cómodos y lujosos del pelotón. No hay que ver la amplitud y lo mullido de sus asientos, o mejor dichó, sofás. Una auténtica pasada, con reposapiés automáticos. Zona intermedia con cocina frigoríficos y despensa y las duchas. Y atrás, una zona de reunión magnífica, separada por una puerta automática, incluso con coloración automática para ponerla traslúcida o transparente. Con asientos amplios, los típicos armarios para más, más y más alimentación, la impresora, las bolsas de ropa… Un autobús con muchos extras…

El de Lampre Merida es, como su equipo: muy, muy, muy italiano. Madera de color claro, alfombras, cuero rojo, mesitas de cristal… Vasos, y vasos y más vasos (y hasta un juego de tacitas) para los Capuccino, y arroz, arroz, arroz, arroz, y pasta, pasta, y pasta, y arroz y arroz y arroz. Además, traído de italia. Este video se realizó durante la Vuelta, y los equipos suelen comprar en Mercadona. Aún así, el arroz y la pasta, !los Lampre lo traen de casa! Eso sí, la leche condensada desnatada para los cafés… !de la Lechera! Los baños, otra marca italiana, con sus azulejos de mosaicos azules.

Una zona delantera con asientos cómodos pero sin espacio para tener las piernas estiradas, una intermedia con dos sofás enfrentados, no lo suficientemente cerca para apoyar las piernas, y la cocinita y baños, y la zona trasera, pequeña pero con un gran sofás en U. Bajo uno de ellos, en uno de las decenas de cajones que tienen estos autobuses, todo un almacén de gafas Salice.Y para terminar… 2 secadores!!

El de Katusha, comienza con una primera parte que bien podría ser la de un autobús normal, con asientos en fila de a dos, cómodos, pero sin  espacio. En la zona intermedia, dos sofás enfrentados, muebles elegantísimos en madera oscura, una cocina, y una zona trasera también con asientos en U.

El bus de BMC es un bus ancho, con doble fila de asientos a un lado y única al otro. Al principio, nos muestra un poco de desorden, con las cosas en lugares raros. Una impresora gigante en la parte delantera bajo los sillones, un microondas entre dos sillones incrustado que por fuera parece una televisión y que parece poner en riesgo de incendio el autobús… Eso sí, aprovechando el espacio. En otro mueble como el de la impresora, los productos Powerbar, en barritas y geles. En la cocina, las cafeteras, y más muebles de estos que a cualquier ciclista nos volverían locos. Matt Stephens los abre, y se encuentra con 100 gorras, con un synthe, con 500 barritas o con unas Oakley, imagínate si me sueltan ahí. Peluches recuerdos de cada victoria, y un perfil en gigante decorando una pared de la etapa con final en el Mur de Bretagne, donde Evans ganó a Contador por Photofinish y que este año repetirá en la primera semana.

Un wc pequeño, con una escala de coloración de la orina y su relación con la hidratación. En la parte trasera, en este bus también separada, más que zona de reunión es como un pequeño vestuario, con las dos duchas, armarios, y asientos básicos para secarse y cambiarse, aunque suficientemente largos para acostarse un corredor, y recostarse otro en el corto, algo que probablemente hacen, lo demuestran los cojinacos. Toallas, ropa, más ropa, y más suplementos de Powerbar. Bolsas de avituallamiento y de repente, de un armario, sale un Giro Air Attack rosa, que demuestra que la intención del equipo en el pasado Giro era vestir a Gilbert de líder en la primera semana, algo que no consiguieron, aunque sí se llevó dos etapas.

El bus de IAM, nuevo equipo World Tour esta temporada, comienza con unos asientos posicionados tipo AVE, enfrentados dos a dos, aunque sin mesa permanente, lo que los hace un poco más cómodos que los de otros equipos que escogen la misma disposición. En la zona media, antes de la cocina, dos sofás con huecos para tres o uno recostado, tras los que hay algo de comida rápida como cereales de avena y muesli, y el armario botiquín. Una cocina grande con lo de siempre, un surtidísimo frigorífico con todo tipo de chacinas cual casa española para la cena y Matt pasa a enseñarnos la parte trasera.

Un wc pequeñísimo con wáter y orinal, que por cierto, y aunque resulte asqueroso, parece estar en situación de que la orina salpique el lavabo… Dos pequeñas duchas, y el habitáculo final. Otro autobús con guateque, y botellas de limoncello anís y lo que surja, para el staff, claro. Tiene una de las zonas traseras más grandes, con asientos en U en el que todos caben.

Tinkoff Saxo tiene un bus curioso. Los asientos, fijos y dos a dos, incómodos, pero para nosotros, lo importante sería que arriba, en el típico portamaletas hay 500 prevail y evade, jajaja. Atrás, es otro autobús con sofás enfrentados de tres y tres huecos. Una cocina pequeña, y con fruta a punto de solano que poco durará fresca en tal posición. Lavadora, frigorífico, microondas, y mueble de la limpieza son los essentials de la cocina. En el frigo, poca cosa, un gigante bol de lechuga cortada y otro de pavo para echarle al arroz y hacer una buena ensalada de arroz como alimentación recuperadora, agua, y poco más. La cafetera, saeco, a tope ciclismo mítico.

Se trata de un bus ordenado, el primero en el que se ve en el mismo lugar colocado todo lo necesario para el staff técnico: impresora, walkies, mapas… El clásico servicio en las escaleras traseras, y frente a la cocina, uno de los botiquines más grandes, bajo los que está la mochila de podio, algo básico en todo equipo.

En la zona trasera, todo ordenadito para los corredores. Un asiento para algo rápido, y sobre ellos, en cada percha: casco, gafas, zapas y ropa. Un letrerito con el nombre de los corredores corona cada percha. Abajo, un cajón para cada uno con más ropa, gafas y accesorios. Y entre la nada… ! LA PARTE DE OLEG TINKOV ! Como un corredor más, tiene su cartel, su ropa, su bolsita… Finalmente, más medicinas y las barritas y geles, a la mano, para que a nadie se les olvide.

Con el bus del Lotto Soudal, tenemos el primero que, tras los tres asientos de delante, tras el conductor (uno de ellos de Hansen, como demuestran unas Hanseeno), tiene el resto rotatorios, algo muy útil para los corredores y que les alivia bastante.

La zona intermedia es pequeña, con tres frigos empotrados, la cocinita, duchas y demás. En la cocina, como buena gente del norte, usan dos cafeteras güenas de cápsulas, pero Capturasin gaysadas, o café americano, o expresso, o té, nada de cosas ‘moernitas’. y La parte trasera muy pequeña, con una litera, dos asientos, un armario de cosas electrónicas… !Y UN DESFIBRILADOR!  En una pizzara, tienen la relación de que recuperadores quiere cada corredor tras la carrera, y Hansen y Vygaard son el ejemplo de que hay muchos entendidos que nada entienden en el mundo del ciclismo, entrenamiento y nutrición. Se puede ser vegetariano y ser ciclista profesional. Sin problemas. Y en un mueblecito, escondidas.. !BOLSAS DE HARIBOOO!

El team bus del Giant Shimano tiene los 8 asientos enfrentados 2 a 2 con su mesa en medio, y dos sofás grandes atrás. Atrás otros asientos, y menos mal, por que en los del principio poco cómodo iban a estar. La cocina, en medio sorprende porque… ! NO SE VE NINGUNA CAFETERA! Que si… Está, lo que pasa es que es una Krups un poco rara, y no se adivina que es a primera vista. Y de repente, está el habítaculo final, muy diferente al resto, con las duchas a la derecha, y una fila de asientos de madera. Más que otra cosa, es un vestuario simplemente. Al menos, tiene tres duchas separadas.

El del Movistar, es un autobús tope de gama. Los asientos son una virguería. Aunque estén fijos, y dos a dos, son de los más mullidos, y además de reclinables, tienen espacio para estirar las piernas sin meterte en la zona vital de otro corredor. En la zona intermedia hay más lujosos asientos, con mucho espacio siempre. La cocina se reduce a una lavabo, un armario con los recuperadores de Sis, algo curioso cuando les patrocina Multipower, y un microondas. Otro armario con accesorios de cocina, otro con vasos, otro con cereales, otro con tés, y… !OTRO CON GUARRERÍAS! Galletas y galletas de chocolate. En otro armario, un auténtico minibar, con Bacardi y otras bebidas alcohólicas, junto a un par de bricks de leche sin lactosa jajaja. Y en el frigorífico, !TABLETAS Y TABLETAS DE CHOCOLATE LINDT!

En el habitáculo final, asiento para todos, y el material para carrera, con los cascos, zapatallias, ropa, barritas… !Y LA MAQUINA DE CAfÉ que no habíamos visto en la cocina!

!!EL AUTOBUS NO TIENE DUCHA!!

Eso sí, tiene otro autobús diferente, o al menos, lo tenía en 2014. 

El Cannondale Garmin se ha quedado con el bus de Garmin, o al menos, uno casi igual. Un autobús moderno, con los mejores asientos que se hayan visto. Observen. Giratorios. Reclinables. Con reposapies. Cada corredor, con un pequeño mueble para el casco y otro para accesorios. Atrás, las cafeteras, justo donde en la parte exterior, una televisión se refleja en los critales, al igual que ocurre en el bus de Movistar, para los fans. La cocina, larga, con su microondas y una larga encimera, frente a un gran frigo, y al lado, algo curioso ! UN ARMARIO CON TRAJES PARA LOS DIRECTORES ! Viendo que sobre la encimera están los libros de ruta listos para repartirse y los trajes, debió de ser justo antes de empezar el Tour.

Detrás las duchas, y en la parte final, una pequeña habitación con tres camillas, no muy cómodas pero útiles para descansar.  

El de Orica, es famoso. Le hizo famoso la primera etapa del Tour 2013, cuando quedó incrustado en la pancarta de meta provocando que la carrera avisara por radio de un cambio, y rehabilitación de meta cuyos nervios condujeron a una importante caída. 

Sus asientos son también topes de gama, cómodos, mullidos y amplios, reclinables y con reposapies. Tras ellos, un pequeño sofá frente a la cafetera, otro pequeño, y otro extraíble, muy raro. Una pequeña cocina, que como habéis visto apenas usan para cocer arroz, y prepararle el aliño necesario, preparándose el resto casi siempre en pequeños camiones cocina que llevan. Duchas, wc, muebles con los suples y cosas de higiene preceden una parte trasera espectacular. En el centro, una mesa que no es que sea abatible, es que con un botón va bajando y se integra en el suelo. Alrededor, cómodos asientos en forma de U.

El bus de Astana, tiene unos asientos de lujo, pero con poco espacio para las piernas, lo más importante para el ciclista. Detrás dos sofás, y la zona precarrera, con las radios y cremas, los geles y barritas, y el botiquín, más post que pre. En la cocina, una máquina moderna de café es la reina de la fiesta. Detrás, una ducha encapsulada para tres donde solo caben dos, y la zona de asientos donde vestirse para la carrera, con los cascos de crono preparados. 

De otros equipos no tenemos los vídeos de GCN mostrando los buses, pero algo hay por ahí.

Por ejemplo, la celebración en el bus de FDJ de la victoria de Demare en los campeonatos nacionales de 2014. 

Europcar, curiosamente, en su camión cocina, que todos tienen, tiene un habitáculo con mesa preparada para cenar cómodamente, como en un restaurante. Además, tienen incluso dos documentales completos de su día a día en el Tour. Impresionantes.

CCC Y United Healthcare no estarán en el tour, pero aquí están sus autobuses

El de CCC Pro Cycling Team, destaca incluso más allá de los contrastes entre el negro y el naranja que predomina en su carrocería y en cada uno de los detalles interiores, como los filos de las alfombras… !E incluso los rompeventanas de emergencia!

Los asientos son una auténtica virguería, giratorios, para orientarlos al pasillo y recuperar bien, anchos y cómoddos. Muebles en color wengue, una centralita de todas las funciones electrónicas del bus y el consumo de energía. Una zona intermedia con su cocinita, cafetera, una cocinera automática, una ducha y baño amplios y con azulejos del taco, y una zona trasera con un amplio sillón en forma de U.

El de United Healthcare, equipo Continental Pro, es muy americano. Con aires de caravana familiar, con sus muebles de madera, está a medio camino entre caravana, autobús y camión, con una parte trasera separada que hace las veces de lavadero, almacén…