Press "Enter" to skip to content

Si tratta di un ragazzo italiano, il suo nome, Gianni Moscon.

Nació en Trento, un 20 de Abril de 1994. Quizás fuera casualidad, o no, pero fue el mismo día en que se celebraba, 950 kilómetros más al norte, la Flecha Valona en la que Moreno Argentin, en el famoso ataque de los Gewiss, conquistaba su tercera Valona en su último año como ciclista profesional. Quizás también la cercanía de Ponte di Legno, Madonna di Campiglio, y todo el Parco dello Stelvio intervinieran en la escritura de su destino: Ser ciclista. Quizás ya de chico, viera transcurrir las etapas del Giro del Trentino, con Savoldelli, Casagrande o Simoni entre sus protagonistas. Este último, también de la región, probablemente sea uno de sus héroes.

Su familia posee campos en los que cultivan la ”Mela” (manzana) del Val di Non, protegida mediante denominación de origen por sus características únicas. Quizás sea también una casualidad, o el destino, que el Consorcio Melinda DOP, fuera el patrocinador del Trofeo Melinda, que además en 2013 y 2014 fue Campeonato de Italia (es una buena manera de asegurar una buena organización del Campeonato Nacional, escoger una carrera y que funcione como tal). Lástima que en 2015, haya desaparecido la carrera de un día, ahora parte del Giro del Trentino. Pero quizás también haya tomado parte en la escritura del destino de Moscon.

De su padre, aficionado al ciclismo, Moscon ha heredado además de por la agricultura, la pasión por un ciclismo en el que comenzó a los seis años, cuando participó en una gymkana organizada en una feria agrícola, que encontró por casualidad. Ahora tiene 21. Y ha fichado por Team Sky, por lo que no solo será profesional. Tampoco será solo World Tour. Será un corredor del mejor equipo del mundo.

Estudia ingeniería de gestión de procesos productivos, una mezcla entre ingeniería de procesos técnicos con contenido económico, una carrera útil para el negocio familiar, que como todo ciclista que estudia, y cada vez son más, va sacando poco a poco.

Captura.JPG

Moscon es un ciclista que se aleja de lo habitual cuando se habla de gran talentino. Cuando se habla tan claro de talentino, en Italia, suele tratarse del típico escalador menudo o de un velocista que alimente los sueños de sucesión de Cipollini y Petacchi, pero Moscon es diferente. Mide cerca del metro ochenta y pesa cerca de los setenta, y es un auténtico todoterreno. Un passista scalatore. Rueda, sube, sprinta. Tremendo en finales uphill. Tiene motor para cualquier tipo de carreras, pero yo veo en él un gran clasicómano para Valona, Lombardia, Giro della Emillia, San Remo, Lieja… Muchos le comparan con Bettini, a mí me recuerda más a Van Avermaet.

Maurizio Fondriest le aconseja en algunos temas de entreno, le lleva la biomecánica, y de vez en cuando salen juntos. En alguna entrevista, Moscon bromeaba con que era Maurizio el que le estiraba a él el pescuezo.

Tras correr en categoría ”esordienti” (infantil aquí), con la Uc Trentina Latte, las cosas pasaban a ponerse serias. Cuatro años, entre 2009 y 2012, pasó entre ”allievi” (cadetes aquí) y Juniors con el equipo UC Valle di Non. Ya en la primera campaña como cadete, dejó entrever su clase con tres podios en diferentes pruebas, para levantar los brazos en la segunda tanto en el Trofeo Edoardo Zanola como en el Travagliato Madonna Della Stella, pruebas que ya iban afrontando los 80 kilómetros de distancia. En el resto de carreras, también solía entrar entre los 5 y 10 primeros, como en el Campeonato Italiano, en el que ocupó el sexto lugar.En las dos como junior, siguió con la progresión. En la primera consiguió tres podios y algún top 10 en carreras en las que ya iba coincidiendo con Davide Martinelli, Jakub Marezcko y otros corredores hoy pros, mejorando la calidad de las mismas. Tres fueron las victorias en el segundo, en las que además acabó cuarto en el nacional Junior y en la general del Giro della Lunigiana, en la que venció Matej Mohoric. Los brazos los levantó en el GP Calvagese, Trofeo Gaggio y Trofeo Casa Rurale di Trento. 

Su trayectoria u23 ha transcurrido en la Zalf Euromobil Desiree Fior. Se trata de un histórico amateur italiano, cuyos patrones son los hermanos Lucchetta  y Egidio Fior, propietarios los primeros de una empresa de mobiliario y el segundo de hoteles. Francesco Guidolin es el mánager general, ex jugador y exentrenador de fútbol. Los directores deportivos: Gianni Faresin, Alessandro Bertoloni, Luciano Rui, Luciano Camillo y Fabio Mazzer. Por el equipo, han pasado corredores como Faresin, Fondriest, Zanini, Lanfranchi, Bruseghin, Savoldelli, Ivan Basso, Asle Arversen, Ballan, Quinziato, Scarponi, Cunego, Colli, Zaugg, Pozzovivo, Ponzi, Battaglin, Boaro, Modolo, Oss o Collbrelli, entre otros muchos corredores. Sin duda una de las mayores, y mejores canteras italianas.

Con Zalf Euromobil, Gianni Moscon se completó el primer año en la categoría ganando una carrera, todo un hito para un u23 de primer año. Fue en el Trofeo G S Gavardo, una carrera con 160 kilómetros y en la que se rodó a más de 43 kms/h. También consiguió un podio y varios top10, aún cuando ese primer año no era la baza del equipo. 

En su segunda temporada u23, Moscon se encontró con una de sus más bonitas victorias, pero también con una de las mayores desilusiones. Comienza la temporada y va consiguiendo buenos puestos y regularidad en carreras que van aumentando de nivel, en las que van apareciendo corredores extranjeros de la calidad de Jack Haig, por ejemplo, y en la que muestra buenas prestaciones contra el crono acabando 11º el nacional cronometrado. Ganó en Frare de Nardi, y acompañó la victoria con más de una decena de podios. Segundo por ejemplo en el GP Capodarco, 180 kilómetros, una de las más importantes en el panorama italiano amateur, al igual que en el Trofeo Ippolito. Sus buenos resultados al inicio de temporada hacen que Marino Amadori le llame para disputar los europeos, en Nyon, donde consiguieron la plata con Iuri Filosi. 

A la vuelta, tras alguna prueba, tocó debutar en el Tour de l’Avenir, también convocado por Amadori, donde se dio cuenta de lo que significaba enfrentarse a la alta montaña entre la élite mundial del ciclismo de su edad. Su 14º puesto en el prólogo y el 11º en una de las etapas más duras, sin embargo, demostraron su calidad. Ello, y la magnífica temporada, así como su valía en cualquier terreno, le valieron la convocatoria para el mundial de Ponferrada. Esta vez no eran las montañas de l’Avenir. Era su terreno. Subidas, bajadas, llano, fuerza. Atacó donde había que hacerlo, en la penúltima subida, a la caza y captura de Bryan Ramirez, cabeza de carrera. Pero el descenso le jugó una mala pasada. En la curva de la presa. El lugar más peligroso de la prueba. Se le fue de atrás, y por mucho que tratara de mantenerse sacando el pie, terminó yéndose al suelo, acabando con sus oportunidades cuando estaba andando fortísimo, tenía al colombiano a la vista, y muchas posibildiades de conquistar el arcoiris u23. 

Los buenos corredores tan pronto como caen, se levantan. Y eso hizo Moscon, que, 8 días después, conseguía una de sus más bonitas victorias, no solo hasta el momento, sino probablemente de su carrera. 

Il Piccolo Giro di Lombardia. Carrera internacional. Monumento en miniatura. Startlist de categoría con lo mejor del ciclismo europeo sub23. Más de 160 corredores. 170 kilómetros. Tras una salida a saco, y neutralizarse los intentos de escapada, se forma un grupo numeroso con los más fuertes que afronta el Ghisallo, donde se selecciona aún más el grupo. Teuns, Latour, Pearson, Moscon, Masnada, Ravasi, Hoelgaard, y poco más. Enfrentaron entonces otra subida, donde comenzaron los ataques. Los primeros, de la mano de Etixx y BMC, con doble y triple representación en el grupo, protagonizados por Guerin y Vliegen endureciendo para sus compañeros. El ritmo de Vliegen, enfilando al grupo, lo endureció aún más un ataque sostenido de Sterbini, que elimió aún más corredores en el resto de subida.

En Villa Vergano, comenzó las hostilidades Guerin, de Etixx, mientras Vermeulen, que ha fichado por Lotto NL Jumbo, marcaba el ritmo en el grupo para Teuns. En el momento que cazaban a Guerin, era el propio Teuns el que lanzaba su ataque directo, ferreo, sin final. Gianni Moscon no solo pudo seguirle, sino que le dio continuidad al ataque. Arriba llegaron solos, con Pierre Roger Latour cerca, y el resto de la prueba fue una preciosa batalla entre la dupla Teuns-Moscon, con un entendimiento perfecto, y un Pierre Roger Latour que pese a su ligereza, perseguía con un ritmazo en solitario. El duo se atacó en alguna subida por probar, pero en general, se entendió bien. Era un espectáculo verlos rodar. 

Entraron en el último kilómetro con el suficiente tiempo sobre Latour para disputar la victoria entre ellos. Teuns cometió el error de intentarlo demasiado lejos, y ya perdió la posición, quedó en cabeza. Lanzó el sprint sobre los adoquines de la linea de meta, y Moscon venció triunfador, tras demostrar ser el más fuerte durante toda la prueba y que había preparado el Mundial de una manera exquisita. Le había ganado no solo a 160 corredores, sino un mano a mano a un Dylan Teuns que además de ser de último año u23, llevaba mucha temporada corriendo con los profesionales, con el golpe de pedal que da correr el Tour of Britain, Utah o el GP Wallonie, pruebas en las que además, concluyó, entre grandes profesionales 18º, 10º y 6º. 

http://www.bicibg.it/public/image/news%202014/IMG_0528.jpg

En 2015, Gianni Moscon ha terminado de explotar. Se ha convertido un fijo en los podios en italia, ha probado el calendario u23 internacional europeo con muy buenos resultados, y ha sido llamado por la ”selezione azzurra” para las pruebas en las que ésta podía participar con los pros, algo que todos los países deberían fomentar por ser una gran forma de que los amateurs vayan viendo y cogiendo el ritmo de los profesionales, tan diferente. 

Ya a principios de año, comenzó Moscon con un 4º puesto en la Firenze Empoli y un 2º en el Franco Ballestra, para llegar la primera victoria en el GP San Giuseppe, en Marzo. Días después, se veía entre profesionales, con la selezione, participando en la Settimana Coppi e Bartali, donde compartió equipo con otros jovenes talentos, y Agnoli y Conti. 

Gianni Moscon si aggiusta il casco prima della partenza di tappa alla Settimana Coppi e Bartali. Bettini

De allí, a importantes carreras de un día U23: Trofeo PIVA, Tour de Flandes, y Cote de Picardie, pasando por una victoria en el Palio del Recioto, sobre todo un Jack Haig, uno de los corredores más prometedores del mundo. En el PIVA fue 4º, y en Flandes, realizó una magnífica carrera, en la que esta vez otro australiano, su compañero de fuga Edmondson, le venció. 

Luego otra vez, con la selezione, a correr entre profesionales. Esta vez, con doble motivación. Era el Giro del Trentino, la carrera de casa. La acabó sin problemas, demostrando otra vez buen golpe de pedal y que el ritmo pro no le asfixia. De hecho, llegó a mostrarse al ataque en la última etapa, en subida, junto a Moreno Moser y Txurruka. Allí los jóvenes tuvieron la compañía de Paolini. Repito, compartir selección jóvenes y veteranos, y calendario profesional, es una gran manera de que el salto de amateur a pro, no sea tan salto. 

Y tras Trentino, llegaron otras dos victorias: GP Industria e Comercio de Boticcino, donde como en otras muchas carreras mostró su supremacía cuando de una llegada uphill se trata, y San Vedemiano, otra vez contra corredores fortísimos como Robert Power, con el que se iba cada vez que la carretera se ponía dura, para llegar con él y Nardelli y vencerles al sprint con autoridad. Por que no solo no tiene miedo a gente como Power, a la que releva incluso en las subidas, sino que es rápido. 

Tras imponerse en Coppa Varignana y en Domenico y Anita Colleoni, llegó otra prueba internacional u23, la prestigiosa Course de la Paix de Zavod, donde volvió a verse las caras con los mejores del mundo para acabar quinto de la general. 

Y entonces, llegó la Maglia Tricolore. El Campeonato nacional italiano. En la dura toscana. Allí Moscon, imbatible, lo guisó, lo emplató y se lo comió. Seleccionó la carrera a más no poder, quedando al final en un grupo de cuatro con Gabburo, Ravasi y Ravanelli, a los que controló y venció en meta tras llevar la responsabilidad del grupo durante toda la carrera. Increíble.

También ganó, poco después, el trofeo Almar, defendiendo ya la maglia tricolore, ante gente como Laurens de Plus, muy buena, demostrando una vez más una punta de velocidad buenísima. Se trata de otra prueba de la N.Cup, Copa de las Naciones, en la que los U23 acuden con sus selecciones nacionales. Son unas 6 pruebas que incluyen Picardie, Porvenir, Flandes, ZLM Tour, el Almar, y los campeonatos continentales. El nivel, como podrán imaginar, es tremendo. 

Entonces, el 22 de Agosto tomaba, otra vez, la salida en un Tour de l’Avenir. Esta vez comenzaba en Tonnerre, con un prólogo. Solo Soren Kragh Andersen y un segundo le separaron de la victoria. Era segundo en la general. Luego vinieron tres etapas sin mucha complicación, y en la cuarta ya comenzó la media montaña y a seleccionarse la cosa. En la quinta, con final en la Rosiere, previo paso por Saises, Pré y Roselend, Moscon acabó séptimo, pasando a ser quinto de la general, pero no pudo tomar la salida en la sexta etapa por culpa de una tendinitis.

Pudo desquitarse en visos del Mundial, ganando en el GP San Luigi, su novena y última victoria del año, sin duda un test óptimo para la cita de Richmond. llegó en solitario con casi un minuto. 

Y llegó Richmond. En Ponferrada era un hombre a seguir. En Richmond, era ya uno de los favoritos. Lo que suponía mayor vigilancia. Italia se salió. Estuvo tremenda. Fue la selección más fuerte y mejor organizada. Cuando no era con Martinelli en la fuga, que también estuvo fortísimo y por desgracia desafortunado con avería, era en el pelotón cuando se trabaja. La mala suerte, como en Ponferrada, se cebó con Moscon. Era ya la última vuelta, iba bien colocado, con el zarpazo preparado, y delante suya, en la curva de la subida a Libby Hill, la adoquinada, se cayó un belga. Le hizo perder posiciones, no estar al quite del ataque de los franceses. Tuvo incluso que sacar el pie. 

Cuando llegó al grupo, ya iba Francia por delante.  No se lo pensó dos veces. Vio a Consonni, y le hizo el trabajo. El ya había gastado su bala, así que lo que le quedaba de polvorá lo dedicó a tirar de Simone y lanzarle en la línea de meta. Estaban muy lejos, pero fue de infarto. Magnífico. Al menos, se llevaron la plata a casa, y la satisfacción de haber hecho todo lo posible por buscar el oro. Consonni se llevó la plata, y Moscon, pese a sacrificarse, acabó cuarto

Tras el Mundial, Moscon participó en el Piccolo Giro de Lombardia, donde defendía la victoria del año pasado, pero no acabó la carrera. En la Coppa Citta de San Daniele, acabó segundo 

En 2016 correrá en las filas de Team Sky. Le ficharon ya antes de los Mundiales de Richmond, en línea con la idea de Sky. No es el mejor escalador, el mejor rodador, ni el mejor sprinter, pero es bueno en todos esos terrenos, por lo que tiene un motor increíble que nos permitirá amoldarlo mediante entrenamiento para convertirlo en un campeón. No lo han fichado solo por ganar el Campeonato Nacional, el Trofeo Almar, y el Citta de San Vedemiano. También por su regularidad magnífica, manejarse entre pros en Coppi e Bartali, ser segundo en Tour de Flandes Beloften, acabar también el Trentino entre pros, hacer 5º en la Course de la Paix, o sus prestaciones en L’Avenir. Así es Sky, sabe en qué fijarse para encontrar lo mejor. Sin duda, una gran oportunidad. Los dos años de contrato de neoprofesional le permitirán en dos temporadas, evolucionar, aprender, y desarrollarse.

En declaraciones a TuttobiciWeb, adelanta parte de su calendario para la primera parte de la temporada: Mallorca, Dubai, Coppi e Bartali, Trentino,  California, y en general un calendario flexible en función de como vayan saliendo las cosas. Como actúa Sky, simplemente. Saben como hacer las cosas. De momento, el debut en una grande o monumento reconoce que no está cerca. El primer año se trata de coger el golpe de pedal pro y aprender, y hay carreras en las que hacerlo sin tanto estrés, mientras que corredores más experimentados apoyan al líder en las carreras más importantes.

En cualquier caso, el progreso es seguro. El futuro, incertidumbre, pero yo lo veo entre los mejores ciclistas del mundo en apenas un par de años. 

Mi apuesta: Este chico tiene varios monumentos, y decenas de carreras, en las piernas.