Press "Enter" to skip to content

Llegan las clásicas.

Que las bicicletas son para el verano es mentira. En verano, se disfruta del calor, y de las vacaciones, pero no es menos cierto que no hay nada como la primavera, cuando la temperatura es más suave pero no fría, el entorno es verde y no seco, huele a flores, y como aficionados, vemos carreras en las que los elementos (el agua, y el viento) ponen un punto más de dificultad a los tortuosos recorridos de algunas carreras.

En Verano está el Tour. Pero en Primavera, tenemos las mejores carreras. Pensar en ellas, o al menos en la Omloop, la primera. Cuando comienza Febrero y quedan unas semanas para que se dispute a final de mes, me recuerda al ”Winter is Coming” de Juego de Tronos, al muro.

No os voy a hablar de sus recorridos o ganadores, cosa ya sabida o que podéis ver en procyclingstats o cualquier web de estadísticas de ciclismo, pero veamos sus carteles, fechas, y alguna que otra curiosidad.

Reúno las mejores. Independientemente de su clase. Hay otras, como el Gp Le Samyn, Nokere Koerse (tan 1.HC como algunas de las incluídas pero mucho menos disputada en cuanto a participación y nivel) o la Handzame Classic, que pueden ser de la misma clase oficial UCI que algunas de las que incluyo, pero no tienen su prestigio, igual que  E3 Harelbeke y Gante Wevelgem son tan WT como Tour de Flandes y Roubaix, pero no son monumentos.

Nuestras clásicas son: Omloop, Kuurne, Dwars door Vlaanderen, E3, Gent Wevelgem, De Ronde, Scheldeprijs y Roubaix. Las 8 joyas del adoquinado belga.

Omloop Het Nieuwsblad (1.HC – 27 de Febrero)

886919_998464576868067_8791028532367761081_o12509865_998464503534741_6664814471834064468_n

Último ganador: Ian Stannard, tras un recital. Metido en el corte bueno con tres Etixx: Terpstra, Boonen y Vandenbergh. Sus probabilidades eran nulas. Y ganó. Ni le metieron en la cuneta, ni le supieron atacar, ni supieron defenderse de su letal ataque. Solo supieron tirar cegados por la persecución de Vanmarcke y Van Avermaet, que en todo caso traían como refuerzo a Stybar. Fue el más fuerte, y también el más inteligente.

Organizador: Flanders Classics (y propietario)

Curiosidades‘La clásica de Flecha, la no clásica de Boonen’Si bien el Tour de Flandes con 12 y Paris Roubaix, con 11, son las carreras en que más veces ha tomado la salida nuestro Flecha, seguidas de Gante, Paris Tours, el Tour de Francia, y San Sebastián con 10, es en la Omloop donde mejores resultados ha obtenido, pese a contar solo con 7 participaciones en la misma, entre 2007 y 2013, todas consecutivas, comenzando a correrlas 5 años después que Flandes, en la que ya participó en 2002. Ha sido podio en E3 (Una vez 3º). En Gante (Una vez 2º, aunque fue la de Nico Mattan y debió ganar). Ha sido podio en Flandes (Una vez 3º) Incluso ha sido tres veces podio en Roubaix (Dos veces 3º y una 2º), lo que si podría considerarse mejores resultados que los siguientes. Más al añadir los dos 4º puestos y otros dos top10.

Como decía, ha participado en 7 Omloop Het Nieuwsblaad (Volk antes). Salvo en las de 2008 y 2013 (78º y 89º), ha sido podio en sus otras cinco ediciones. Primero en 2010, Segundo en 2007 y 2011, y Tercero en 2009 y 2012. De hecho, en la web de los organizadores, para cada una de sus carreras tienen puestos a tres o cuatro héroes, y Flecha está entre los elegidos para la Omloop. Pero es más. En esos cinco podios, llegó en todos en un corte como mucho de 3 corredores, salvo en las de 2007, en un grupo de 5 y la de 2009, en la que 18 corredores llegaron en el grupo destacado.

Su victoria llegó en 2010, metiéndose en el corte bueno, y respondiendo con otro ataque a uno de Gilbert sobre los adoquines, a 20 de meta, que le permitió marcharse en solitario y ganar la carrera por delante de un grupo favoritos.

Respecto a Boonen, es la carrera que se le resiste. Ha estado cerca del triunfo, pues ha sido dos veces segundo, dos tercero, y una quinto, pero Pozzato, Nuyens, Stannard, Vanmarcke, y la que hizo quinto no cuenta por que delante suya todos fueron compañeros de Quickstep salvo Van Heswijk, se han opuesto a que lo consiga. El año pasado, por ejemplo, con la carrera hecha, con él, Vandenbergh y Terpstra acompañados solo de Stannard, lo tuvo en la mano, pero ni la estrategia a largo en la fuga, ni la táctica en los dos kilómetros finales les funcionaron, si es que las hubo.

LIBRO DE RUTA:
Premios: El ganador de la prueba consigue 7.515 €, el 2º, 3.760 €, y el tercero 1.875€. Un total de 18.800 € entre los 20 primeros. Es el mínimo obligado por la UCI para las carreras 1.HC.
minim.JPG

Kuurne Bruxelles Kuurne (1.HC – 28 de Febrero)

Organizador: Koninklijke Sportingclub Kuurne. Se mantiene, como E3, independiente de Fladers Classics, sigue organizada por el club tradicional.

Último ganador: El último ganador fue Mark Cavendish, que ya se había impuesto en 2012. Etixx, Sky y Lotto Jumbo controlaron la fuga, y capturada, Boonen se movió en Kwaremont provocando un corte de 20 corredores, neutralizado por un pelotón tirado por IAM, MTN, Wanty o Topsport. Katusha controló la parte final de la carrera, y el último en intentarlo fue Gilbert a 5 de meta. Cazado en el último kilómetro, Lotto y Katusha lanzaron el sprint. Cuando parecía que Kristoff iba a ganar, Cavendish le sobrepasa como mejor sabe hacerlo y levanta los brazos.

Curiosidades: Es la apertura de las clásicas junto a la Omloop. Una depende mucho de la metereología y es muy selectiva, mientras Kuurne suele decidirse al sprint. Nadie ha conseguido el doblete en ambas… aún.

Es la carrera del burro. A los habitantes de  Kuurne, se les conoce como ‘ezels‘, que significa burros, sin sentido despectivo (o con él, depende de la leyenda que tomes como cierta sobre el origen del ‘gentilicio’), y por ello, muchas veces, junto al trofeo (antes incluso éste lo representaba), se entrega el peluche de un burro.

La carrera se ha suspendido tres veces por mal tiempo, la última de ellas en 2013. Sin embargo, en 2010, con unas situaciones dantescas (solo acabaron 26 corredores la carrera), se siguió la carrera (aunque recortada porque un árbol caído obstaculizaba uno de los muros). Ganó Bobbie Traksel que llegó con Rick Flens y Stannard solos al tramo final. Stannard, por cierto, fue tercero, en su primer mejor desempeño en una clásica.

LIBRO DE RUTA

Premios:  El ganador de la prueba consigue 7.515 €, el 2º, 3.760 €, y el tercero 1.875€. Un total de 18.800 € entre los 20 primeros. Es el mínimo obligado por la UCI para las carreras 1.HC.

Dwars Door Vlaanderen (1.HC -23 de Marzo)

12510376_1110953042257989_6727778380793845138_n12240005_1078866358799991_2469283947445435333_n

Último ganador: Jelle Wallays, después de un recital tremendo. Wallays se mete en la fuga y a 60 y pico de meta, con el pelotón a menos de 20″ y Etixx apretando, se mueve en el Eikenberg y se marcha solo por delante. Tras ello sube algo de ventaja, mientras Theuns le cubre en los muros realentizando la cabeza del pelotón. Kwiatkowski, que en cada muro apretaba como quien no quiere la cosa, apretó y provocó un corte de 20, y en un llano, de la manera más tonta, consiguió abrir hueco otra vez, esta vez con Theuns, y Van Baarle, que cansado de tirar para los demás, le dejó marchar, arrancó y les enganchó. Los tres ya solos, cogen a Wallays, y los cuatro colaboran sin problemas, si bien en los muros, Kwiatko quería lucirse algo, pero lo cierto es que los otros tres también iban sin cadena. Atrás ya se les había ido la carrera. Delante, colaboran sin problemas, con Wallays y Theuns comenzando a hablarse a 10 de meta, porque en Bélgica, la táctica se aprende desde que se empieza a correr. A dos de meta, Theuns se mete cuarto y ‘ de aquí no me quito ‘. Los otros tres siguen tirando, y a las puertas del último kilómetro, con Kwiatko en cabeza descuidándose al frenar (si no quieres tirar a full no lo hagas, pero no levantes el pie, porque solo por inercia te sacan los metros), llega el ataque esperado de Wallays, con el fin de que lleven a Theuns de gratis. Pero Van Baarle no pasa, Kwiatko se las ve, se pone a tirar, pero ya es tarde. 1.000 metros son muy pocos y Wallays entra victorioso en meta mientras Theuns, segundo, celebra la victoria de su compañero, su doblete, el del equipo.

Organizador: Flanders Classics (con la ayuda de KSV Waregem Vooruit)

Curiosidades: En sus inicios, se corría como una vuelta de dos días. Luego ya se reconvirtió a carrera de un día.

Eddy Merckx siempre ha dicho que su mejor rival fue Walter Godefroot, por que es el único al que nunca había podido ganar en un tú a tú. Pero aquello es falso. Corría 1966 y el 3 de Abril se disputó en Waregem la Dwars Door Vlaanderen. Era su segundo año como profesional y se plantó en meta disputando con Walter Godefroot, al que sí venció aquella vez. Sin embargo, Merckx fue penalizado más tarde por un sprint irregular (creo que tiró a Godefroot), y relegado a la cuarta posición, último del grupo en que llegó, pasando la victoria a manos de Godefroot.

De la mano del burro de la Kuurne, en la Dwars Door Vlaanderen de mascota tienen un caballo.

LIBRO DE RUTA:

Premio: También aplica el mínimo UCI para 1.HC.  El ganador de la prueba consigue 7.515 €, el 2º, 3.760 €, y el tercero 1.875€. Un total de 18.800 € entre los 20 primeros.

E3 Harelbeke (WT – 25 de Marzo)

*Record Bank E3 Harelbeke desde este año

10632722_966980143396622_696413412658299024_n.jpg

Último ganador: Gerraint Thomas. Pocos recordaban que el año pasado ya fue 3º en E3, llegando en el corte de Vandenbergh, Sagan y Terpstra, 8º en De Ronde o 7º en una Roubaix en la que dejó sus opciones por Wiggins cuando tenía muchísimas mejores piernas que él. Que acabó 4º el Omloop 2013 de Paolini y el E3 de aquél año, o el impresionante final de Dwars door Vlaanderen con Amorison, él y Nuyens, vencedor, aguantando la los dos últimos (entraron en los últimos 10 kms con menos de 13″) por delante de un pelotón lanzadísimo al sprint de Farrar. Bueno, nadie se acordaba de todo eso, ni de que llegó en 2011 en el grupo de favoritos en Tour de Flandes, cuando se marcha en el Kwaremont en 2015.

Tras muchos movimientos de corredores buscando cortes, incluido Vanmarcke, que atacó en Paterberg y se le salió la zapatilla, dándole por saco el resto de la carrera, en el Oude Kwaremont, Thomas, que llevaba todos los muros entre los cinco primeros con una cadencia 5 pedaladas más rápida que el resto, ataca. Solo Stybar, que salió a su rueda, y Sagan, que conectó arriba y dio continuidad, pudieron seguirle. Rápidamente comienzan a colaborar y mantienen el hueco de 15″, que aumenta conforme Van Avermaet se cae y BMC va perdiendo fuelle. Detrás se rinden y solo tira algún Jumbo y Katusha de vez en cuando. Delante, sigue la paz y colaboración, hasta los últimos 5 kilómetros. Todo parecía en bandeja para Sagan, la apuesta clara. Pero llevaba una Venge en la que no ha funcionado en todo el año, y además, media hora tomando geles, lo que (si bien hay que alimentarse) demostraba que no iba ni bien, ni con confianza.

A 4’4 de meta, Thomas emplea el momento exacto. Una salida de su relevo de Stybar que implica que si quiere acelerar tenga que redoblar esfuerzo, un pase de Sagan hacia adelante tímido, y arranca por la derecha. Sabía perfectamente que Sagan no iba bien, y que Stybar, entre que venía dejándose caer, y tenía en medio a Sagan, no saldría sobre la marcha. Arrancó de pie, pero se sentó inmediatamente con sus mejores recuerdos de la pista. Se puso a rodar, y cuando Stybar salió a por él, ya no podría alcanzarle. Había sido el más fuerte en las cotas, el más listo en los últimos kilómetros, había reventado a Sagan, y atacó cuando había que atacar.

Organizador: KWC Hand in Hand VZW (organización sin ánimo de lucro). Independiente también de Flanders Classic y ASO.

Curiosidades: Si su póster te parece comprometido, aunque simplemente es una alusión a que el ciclismo es religión en Bélgica, observa el de años anteriores. Además, entre otros eventos, celebra un Sprint Challenge al estilo del de Quebec, ganado por Kristoff en 2014 y D. Van Poppel en 2015.

Es el banco de pruebas oficial del Tour de Flandes, disputada la semana anterior, en Viernes, y con un recorrido que pasa por los muros importantes de De Ronde y algunas mismas carreteras. De hecho, por ello se conoce como ‘El pequeño Tour de Flandes‘. Hablando de carreteras, el nombre de E3 viene de la finalización de la autopista entre Amberes y Harelbeke, que se llamaba entonces E3.

Tom Boonen la ha ganado en 5 ocasiones, cuatro de ellas seguidas entre 2004 y 2007. Desde 2000, el que ha ganado en E3, a veces ha repetido en Roubaix o Flandes, como en 2006 cuando Boonen gana Roubaix tras E3, Pero es que en 2005 y 2012 (cuando gana las 4 clásicas WT flamencas), los años de los dobletes de Boonen en Roubaix-Flandes, venía de ganar E3. Pero es que en 2013, y en 2010, los de los dobletes de Cancellara, también venía de ganar en E3. Van Petegem y Museeuw en el 99 y 98 también habían ganado en E3 antes de hacerlo en Roubaix.

LIBRO DE RUTA:

Premios: Como prueba World Tour no monumento, pertenece al Race Group 2 en el mínimo del Premio en metálico, y es este mínimo el que ofrece la E3 Harelbeke. 16.000 € para el vencedor, 8.000€para el segundo, 4.000€ para el tercero, y en descenso hasta el 20º para completar 40.000€ de premios.

minwt

Gent Wevelgem ( WT – 27 de Marzo)

12418094_1093317930700222_6719654048242968505_n

Último ganador: El año pasado, tuvimos en la Gante Wevelgem la mejor jornada ciclista del año, a la que solo se acercó la Paris Tours en cuanto a contenido ciclista. El viento soplaba fuerte, llovía, y las chaquetas Gabba, perneras, manguitos, y ropa de abrigo agobiaba más a los corredores que el sofocante calor de una Vuelta a España. Cazada la fuga, en la que por cierto iba uno de mis corredores favoritos para este año, Gougeard, a falta de 80 kilómetros, tras un movimiento de Tjallingii, los cortes, el viento, caídas y bajadas más que subidas de cotas, formaron un grupo de 30 corredores. De allí salta Roelandts, coge a Tjallingii y se marcha solo en Monteberg, a 25 de meta. Vandenbergh se mueve y se forma un grupo con él, Thomas, Vanmarcke, Daniel Oss, y más tarde van conectando Debusschere, Paolini, Thomas, que se fue a la cuneta de césped por el viento, y Terpstra. Imagínense el esfuerzo de Paolini y Terpstra para entrar. La imagen de la carrera. Roelandts con tres minutos al pelotón, solo delante, rugiendo el cuando pasaba. Detrás a 2 minutos el grupito con Thomas, Paolini, Debusschere,Vanmarcke, Terpstra y Oss.

Las tomas magníficas, viendo la situación de carrera en una infinita recta, con los grupos en abanico, y las bicis ladeadas por el viento. En el Kemmel, se queda cortado Paolini, pero lo hace mejor que Oss, que perdió menos tiempo pero reventó. Paolini llega poco después, pese a que Terpstra y Vandenbergh tiraban. Roelandts comenzaba a desfallecer, y no le bajaron del medio minuto hasta los últimos 20 kilómetros.

El primero en intentarlo entonces es Vandenbergh, mientras Terpstra pincha por segunda vez. Entonces Vandenbergh presiona metiéndose a rueda y consigue que entre Terpstra. Cazado Roelandts, Terpstra se mueve y se va con Paolini, detrás, los coge con una pata Thomas, para parar cuando los cogen y enganchar Debusschere y Vanmarcke. Pero se queda con un problema mécánico Vandenbergh y Terpstra se queda solo con sus rivales. Consigue enlazar. A 6 de meta, Paolini acelera sentado mientras los otros se miran, y consigue coger 5″. Recuerden que en Kemmel estaba prácticamente eliminado. No hubo persecución. Thomas hizo una serie, pero luego se miraban y volvía a coger los 5 metros perdidos. Vandenbergh debá haberse sacrificado ahí con una serie que eliminara el problema, pero no lo hizo. Se dedicaron a mirarse y Paolini se fue a 15″. Tras un tirón de Vandenbergh, ataca Terpstra y se va solo con Thomas. Paolini, sin embargo entró solo y triunfal tras el recital, en meta, victorioso, testa e cuore. Por detrás, Terpstra y Thomas, más atrás Vandenbergh , luego Debusschere, Vanmarcke, Roelandts, a cuatro minutos Oss y a seis el pelotón.

Organizador: Flanders Classics (ayuda del club tradicional Koninklijke Veloclub Het Vliegend Wiel)

Curiosidades: La Gante Wevelgem es una de las clásicas que más veces modifica su recorrido, y a lo largo de su historia, las Ardenas flamencas, las cotas francobelgas  o la costa han tenido mayor o menor protagonismo. A veces loscambios eran, como en 2014 para recordar a las víctimas de la primera Guerra Mundial. Otras, por el tiempo, cierre de carreteras, o mero capricho organizacional. Antigüamente tiraba hacia la costa y luego bajaba a Wevelgem, por ejemplo. En 2005 dejó de salir de Gante para salir desde Deinze, en 2008, con la entrada en el Pro Tour, se sube de los 200 a los 230 y pico km, y se cambia la costa por más cotas. Además, el Kemmelberg pasa a bajarse por una parte no adoquinada para evitar el peligro de las caídas que se habían producido el año anterior, algo de lo que hasta Boonen se quejó mientras Wilfried Peeters decía que daba emoción. En 2o10, además de moverse al Domingo previo a Flandes, alarga su recorrido y se endurece con más cotas.

El Kemmelberg es su berg más representativo. Introducida en 1955 en la carrera, y suele ir en una dupla con el Monteberg que se recorre dos veces. Con anterioridad, suele haberse ascendido el Casselberg, que abre la segunda mitad de la prueba, la zona de cotas, es la única otra adoquinada y se sube también dos veces. El Kemmelberg tiene varias vertientes. 3 en concreto.  La ‘sencilla’ y habitual comienza suave, al 4-5%, y arriba, con una curva, y entre árboles, se empina. Es donde se retuercen los ciclistas y el que no va fino se corta, el que va fuerte se marcha. La otra sección se usaba como ascenso antiguamente y durante unos años, fue el descenso. Supera el 22% de pendiente máxima, que con un – delante es un infierno, como se ve en el vídeo. Para 2016, se ha incluido como una de las dos ascensiones de la carrera, lo que endurecerá aún más la prueba.

La tercera vertiente es la que ahora se usa como descenso, sin adoquines, junto al cementerio de soldados, mucho más segura para la bajada lanzada de los que quieran sacar más ventaja, o recortar la perdida.

Entre los movimientos importantes en la historia del Kemmelberg, está por ejemplo el ataque de Boasson Hagen en 2009, cuando la carrera se rompe de salida, con una fuga y un grupo perseguidor de favoritos. De la fuga, el último superviviente es Kuchinsky. Hagen en el segundo grupo ataca en Kemmelberg y en el descenso le coje, van hasta meta y le gana.

LIBRO DE RUTA: 

Premios: Al igual que E3, es el mínimo de la UCI para pruebas WT de un día no monumentos. 16.000 € para el vencedor, 8.000€para el segundo, 4.000€para el tercero, y en descenso hasta el 20º para completar 40.000€ de premios.

Ronde Van Vlaanderen ( WT – Monumento – 3 de Abril)

YlezuRnN12552749_1077316262329455_4638454862598425848_n

Último ganador: Alexander Kristoff. Venía de ganar tres etapas en Qatar, una en Omán, hacer 11º en Omloop y 2º en Kuurne. Una etapa en Paris Niza y a punto de revalidar título en Sanremo, 4º en Harelbeke y 9º en Gante, arrasar en De Panne con tres de las cuatro etapas y general, y ese Domingo después de De Panne, tomaba la salida en De Ronde van Vlaanderen. Se le tenía como más favorito en Roubaix que en Flandes, por ser más llano, pero demostró que los muracos, también son lo suyo. Que no solo sprinta, sino también rueda. Y que tiene inteligencia en carrera. No en vano lleva 40 victorias en tres años, entre ellas una Sanremo, habiendo conseguido solo una decena entre 2012 y 2013 y ninguna con anterioridad, ante el desaprovechamiento en BMC y su trabajo para otros en los dos primeros años en Katusha. Era uno de los favoritos, pero debido a la incertidumbre sobre como pasaría los muros, no el mayor, aunque el año anterior ya había hecho 5º, el anterior 4º y el de antes 15º.

La fuga del día se capturó a 50 de meta tras el trabajo de Sky y Katusha. Greipel, que también corre cuando no hay sprints, a diferencia de Kittel y Cav, trabajó muchísimo también, ya fuera tirando o atacando para obligar que atrás mantuvieran el ritmo. Los palos siguieron, pero la secuencia se repetía, con palo, cortecillo, miradas y reagrupamiento. Entre ellos, un sensacional Oliveira que de no haber trabajado para Pozzato si no para sí mismo, habría hecho top5. En la cima del Kruisberg, levanta el pie Lotto, que iba tirando, y desde atrás, salen Oliveira primero y Terpstra con Kristoff a rueda después, como quien no quiere la cosa, sentados, acelerando y sacando 5 metros. Que se convirtieron en 10 cuando nadie pasó a Thomas, y luego en 15 segundos. Y más, mientras atrás solo tiraban Greipel, Topsport, y algún Sky. Llegaban el Oude Kwaremont y Paterberg, y todos suponían que Terpstra atacaría soltaría a Kristoff y se llevaría la victoria. Pero no fue así. En Oude, Kristoff marcó el ritmo e incluso parecía tensar a Terpstra, mientras Thomas, con Stybar secando a Terpstra a su rueda, se iban del grupo perseguidor, para ser capturados en el asfalto. El Paterberg lo pasaron en paralelo, con mejores sensaciones otra vez para Kristoff, y atrás se partió el perseguidor, quedando una dupla Terpstra-Kristoff en la que el noruego dio un recital tirando casi el 100% del tiempo hasta meta, otra con Sagan y Van Avermaet que se mantuvieron a unos 15″, que nunca se acercaron, salvo cuando Kristoff levantó el pie en los últimos 700 metros para luego sprintar y soltar de rueda a Terpstra, mientras Van Avermaet y Sagan, Benoot y Boom y el pelotón, entraban al fondo de la imagen.

Organizador: Flanders Classics

Curiosidades: George Hincapie, que también tiene el record de participaciones en el Tou, 17, junto a O’Grady y Voigt, y en Paris Roubaix, con 17 también, junto a Guesdon (ambos además cumpliéndolas en 2012)… !PERO TAMBIÉN EN EL TOUR DE FLANDES! Con otras 17, en solitario, y habiendo concluido en las 17 ediciones disputadas.Llegando incluso a ser podio en la de 2006.

También merece la pena hablar de sus cambios de recorrido por lo polémico que han sids, pero de eso hablamos en el post sobre el organizador, Flanders Classics.

Con De Ronde Dorp o ”Ronde Van Vlaanderen Village”, cada año se selecciona uno de sus pueblos belgas, y en él se homenajea a alguien o algo. Por ejemplo, en 2015 fue Zwevegem y el homenajeado Marcel Kint, ciclista de principios de siglo de cuya victoria en el Tour de Flandes (para independientes) se cumplían 80 años.  Como pro, llegó a ser trcero y ganó también un Mundial, una Paris Roubaix, y tres Flechas Valonas seguidas, además de 5 etapas del Tour.

La edición de 1985 ha sido una de las más duras de su historia. Lo primero que a muchos les viene a la cabeza es el puñetazo que Jan Raas le propinó a un fotógrafo que le tiró de la bici en el Koppenberg. Pero fue mucho más impactante el infierno que se vivió, con una situación metereológica muy adversa que provocó que avenas una veintena y pico de corredores acabaran la carrera. 24 de 173. A dos kilómetros del Koppenberg, Eric Vanderaerden pincha. Consigue entrar abajo del Koppenberg, hace un tetris para evitar a todos los que iban echando pie a tierra, y corona entre los 15 primeros. Suele ser esa rabia que te da cuando te caes o pinchas, la mala suerte te toca, aprietas los dientes y te desatas. Pues se puso a tirar, 20 kilómetros, solo, con dos o tres corredores, como Criquielion, a rueda, y cogió a la cabeza de carrera. Vanderaerden atacó al poco tiempo y se marchó solo, luego se le unió Anderson, su compañero,  que esperó que Kelly reventara y se marchó y cogió a su compañero. Los tres, tras coger a Kuiper, que iba por delante,  marcharon juntos y Vanderaerden, que demostró otra vez ser el más fuerte, se fue solo en Grammont, y no volvieron a verlo, olerlo, ni sentirlo. 25 minutos contra el crono no, pero sí contra Flandes, y a la vez junto a ella. Cruzó la meta en solitario, al poco tiempo lo hizo Anderson, su compañero, detrás, Kuiper, y más atrás, de uno en uno, solo otros 21 corredores. Tenía 23 años, recién cumplidos.

LIBRO DE RUTA:

Premios: A diferencia de Roubaix, en Tour de Flandes se paga el mínimo exigido por la UCI para los Monumentos como premios: 20.000€, 10.000€ y 5.000 € para los tres primeros, y en reducción hasta el 20º, repartiéndose un total de 50.000€. (Race Group 1).

En Milan Sanremo y Lombardía se reparte también el mínimo de la UCI. En Lieja, se reparte ese mínimo, y además, otros 5.000€para la clasificación de las subidas, en la que se da 500€ al que pasa primero por cada una de las cotas señaladas.

minwt

Scheldeprijs (1.HC – 6 de Abril)

jS2hKCoW

Último ganador: El último ganador de la prueba fue Kristoff. Tras tres victorias seguidas de Kittel, que igualó con la de 2014 a los máximos ganadores Cavendish y Oellibrandt, en 2015 Kittel no furruló. Y Kristoff sí. Fue el mejor corredor de clásicas tras Degenkolb, y solo por el hecho de que las dos victorias de este último fueron dos monumentos. El último superviviente de una fuga totalmente controlada toda la carrera fue De Vreese, a 5 de meta. En el pelotón, se luchaba la posición codo con codo, ensanchado, a full gass por ir en cabeza. Katusha, que tenía al favorito Kristoff, se vio atrás en la entrada de los dos últimos kilómetros pero consiguieron recuperarlo gracias a una seriaca de Marco Haller que dejó a Guarnieri y Kristoff en el último kilómetro en plena cabeza de carrera. Una montonera redujo a 30 el pelotón, FDJ lanzó el sprint para un joven Sarreau y Kristoff ganó casi que fácil, por delante de Theuns y Hutarovich.

Organizador: Flanders Classics, (ayuda del organizador tradicional Schotense Wielerclub)

Curiosidades: Si Boonen nunca ha ganado la Omloop, la Scheldeprijs fue el punto flaco de otro de los mejores clasicómanos de la historia, Johan Museeuw. Nunca la ganó, tras tomar la salida en ella hasta en seis ocasiones, eso sí, de manera interrumpida. Dos veces ha sido segundo, en el 92 y 97, y otra tercero en el 90, pero John Talen y Vanderaerden ese año, Nelissen y Zabel los otros dos, le privaron de conseguir añadirla a un palmares en el que no falta prácticamente una sola clásica de las que tuvo aptitudes para ganar. Es curioso, que en Octubre de 2003 anunciara (y en Abril de 2004 cumpliera) que se retiraría en esta carrera. Lo hizo, y aunque no se retiró ganando, si lo hizo su compañero Boonen. Días antes, en París Roubaix, Museeuw había estado a punto de igualar el record de Vlaenmick de cuatro victorias (hoy compartido con Boonen), pero cuando marchaba en el grupo de favoritos pinchó y perdió su oportunidad, por lo que cuenta lloró como un niño. Fue precioso que Van Petegem también pinchara, y, ambos rivales históricos, entraran 5º y 6º de la mano en línea de meta, a unos segundos del cuarteto triunfador.3 días después, se retiraba.

Otra curiosidad de la carrera radica en el nombre. Prijs es Premio, como Pijl es Flecha en Valona y Brabançonna. Schelde es un río que nace en la costa de los Países Bajos, atraviesa Bélgica y llega hasta Francia, pasando Cambrai, y atraviesa ciudades importantes como Anvers o Gante. En francés, el río se conoce como Escaut, y de ahí que otro nombre de la carrera habitual fuera el de GP L’Escaut, tanto en Francia como para los países extranjeros, aún cuando el Scheldeprijs se celebra casi íntegro en la Bélgica de habla nederlandesa.

Otra más es que se trata de la más antiguas de las carreras de Flandes (norte belga) en activo. Celebrada por primera vez en 1907 y con 103 ediciones, supera incluso al Tour de Flandes en ambos sentidos, pues esta segunda se corrió por primera vez en 1913, siendo la edición de 2015 la número 99.

LIBRO DE RUTA:

Premios:  El ganador de la prueba consigue 7.515 €, el 2º, 3.760 €, y el tercero 1.875€. Un total de 18.800 € entre los 20 primeros. Es el mínimo obligado por la UCI para las carreras 1.HC.

París Roubaix ( WT – Monumento – 10 de Abril)

Último ganador: John Degenkolb se sumó en 2015 al breve listado de corredores ganadores de Sanremo y Roubaix en un mismo año. Tan corto es que solo figuran en él Kelly y Degenkolb. Si el Tour de Flandes se había decidido con un movimiento definitivo de Terpstra y Kristoff que se sabía era el bueno, tras muchos otros que se sabía que no llegarían a ningún sitio por que enseguida se vigilaban, en Roubaix la carrera cambió de situación muchas veces, y cada una de ellas, parecía que estaba resuelta, o que al menos había dado lugar a la eliminación de algún favorito, si bien, las cosas volvían a cambiar rápidamente.

Tras Arenberg, Thomas estaba eliminado tras caída y pinchazos, y en el cruce del tren, medio pelotón tuvo que parar, 20 corredores habían pasado lícitamente, y el resto, con la barrera en movimiento, debiendo haber sido, y no lo fueron, descalificados. Reunificados, Tras algún movimiento de Vanmarcke y Boom, Etixx empieza a endurecer y consigue eliminar a Wiggins y Kristoff, y sus equipos prácticamente enteros, cortando el pelotón en pedazos y contando con muchas unidades propias en cabeza. Estaban muertos, eliminados, pero Etixx y el resto de equipos les perdonan la vida y entre Katusha y Lotto Soudal, enganchan al pelotón a Kristoff y Wiggo. Un pelotón muy grande en Mons en Pévèle, más grande de lo normal, en un tramo en el que Lotto y Sky marcan ritmo y se sigue produciendo algún cortecillo sin éxito. Vandenbergh se va por delante a la salida de Mons en Pèvéle, luego ataca Wiggins en Templeuve y se le une, y luego Debusschere, muy atento a los cortes toda la carrera, también. Y llega Stybar gracias al trabajo secando de Vandenbergh, que se ha puesto a tirar para Stybar pero al no ser suficiente y parando Wiggo por la inferioridad y falta de colaboración seria, los cogen. Siguen los ataques, cortes infructuosos, y Gougeard, último superviviente de la fuga, vuelve a intentarlo. Y Roelandts, y Leukemans, y Bozic, pero Etixx intensifica, Terpstra tensa, el grupo sigue siendo grande.

A 12 de meta son Lampaert, joya-promesa Etixx y Van Avermaet los que consiguen sacar ventaja. Y entonces, el movimiento del día. Degenkolb, el que mejor estaba corriendo, toda la carrera protegido y entre los cinco primeros, se mueve con De Backer, y de manera impresionante, un sprinter contacta con los dos fugados. Atrás, saltan Boom, Keukeleire, Elmiger y Stybar, que seca a Lampaert y va a rueda hasta que le acercan y en un repechito de un pueblo, les ataca y conecta con cabeza de carrera, gracias al trabajo secando delante de Lampaert mientras Degenkolb tiraba (magnífico). Estaba hecho, colaboran y además, Lampaert se vacía, ataca nada más que llega Stybar a 3 de meta, para reventar a Degenkolb (intentarlo) y que no conectaran los otros. Les lleva hasta el velódromo, aunque los que iban con Stybar consiguen alcanzarles a 1’5 de meta gracias a dos tirones de Boom y Elmiger. En el velódromo, Lampaert conduce a Stybar, pero Degenkolb no tiene oposición en el sprint. Era el más fuerte, el más rápido, y el que mejor había corrido.

 Organizador: ASO 

Curiosidades: En la París Roubaix de 1949 se observa una curiosidad en su palmarés. Hay dos ganadores: Serse Coppi  (sí, hermano de Coppi), y André Mahé. Uno italiano, el otro francés. Durante la carrera, Mahé, se se scapa con otros tres corredores, pero llega únicamente con uno al velódromo. El problema es que les guiaron mal y les metieron por otra entrada al mismo. Mahé gana en la fuga, y detrás, entra un pelotón en el que Coppi es el primero. El italiano, enterado por su hermano de la entrada errónea de sus rivales, protesta, y la organización decide entregar a ambos la victoria.

Los tres sectores de pavés catalogados como 5 estrellas son el Trouée d’Arenberg, Mons en Pévèle y el Carrefour de l’Arbre. El primero es el del famoso bosque. Tiene uno de los peores adoquines de todos los sectores, suele estar vallado por la de gente que se agolpa en él, y se recorre en ligero ascenso. Casi alcanza los dos kilómetros y medio. Es más un sector de eliminación que de victoria por estar situado aún muy lejos de meta. Mons en Pévèlè es uno de los tramos más largos, con 3 km. Se entra en ligero descenso, a 70, luego pica hacia arriba, se gira a la derecha, una recta, otro giro de 90º esta vez a la izquierda, y se sale tras otra recta, picando hacia arriba. Es un sector duro, peligroso, y técnico. En el que el viento es una cosa importante, y que suele estar situado a unos 50 kilómetros a meta. Aquí sí, ya se trata del primer sector que comienza a decidir la carrera. En 2010, el corredorazo que es Cancellara tuvo la inteligencia de atacar justo antes de Mons en Pèvéle, para recorrerlo en solitario, a muerte, tras soltar en su primera parte a los recién cazados de la fuga (Hoste, Leukemans, Hinault), y aumentando su ventaja, viendo como detrás Mons en Pévèle servía para sembrar la desconfianza en el grupo y pasar toda la tostada a Boonen, que cargó con ella el resto de la carrera prácticamente solo, siendo ello importantísimo para Cancellara. El Carrefour de l’Arbre es quizás el tramo más decisivo de la prueba, tanto por su dureza, como por ser el último normalmente salvando el testimonial de Roubaix y un par de ellos muy light de un kilómetro y no muy mal adoquín. Con sus 2.100 metros, comienza con un curveo fatídico en días de lluvia, mortal en días de viento. Una recta, curva de izquierdas, y otra recta, con un adoquín algo mejor, con el Restaurante de l’Arbre como testigo. Allí fue donde Vansummeren terminó de irse en solitario para ganar la edición de 2011. Es donde suele terminar de romperse el grupo cabecero.

En un origen, la Paris Roubaix si salía de París y llegaba a Roubaix, pero luego, la salida se movió a Chantilly, y finalmente en 1977, a Compiegne. Si la salida la han cambiado dos veces, más veces lo han hecho con la llegada, aunque siempre en Roubaix. Hasta el 43, cambiaba mucho, de una avenida a otra o a algún estadio. Desde el 43, llegan al Velódromo, salvo entre los años 86 y 88, donde llegaban a la avenida de las Naciones Unidas por que allí estaban las oficinas de La Redoute, empresa de mensajería patrocinadora de la carrera. La Avenida Gustave Delory había sido otra muy fija, llegándose allí entre el 22 y 28, entre el 30 y 34 y entre el 37 y 39.

En la edición del 81, Hinault se cayó varias veces. La última, atacado por un perro cuando ya iba en el grupo de los elegidos que se disputaría la victoria. Soportando la vigilancia extrema de Kuiper, que trabajaba para que De Vlaeminck les ganara al sprint. Se puso de pie corriendo, les cogió y cuando De Vlaeminck iba a ser lanzado por Kuiper, Hinault lanzó el sprint desde muy lejos, una vuelta al velódromo, y resistió hasta el final. Después, se deshizo en ‘elogios’ sobre la carrera. “Esto es una mierda“, dijo claramente, aunque actualmente tiene mejor opinión y reconoce que es que se trata de una carrera para especialistas y es normal que quien quiera el Tour no quiera esos riesgos. Solo la correría otra vez después, defendiendo el título, acabando 9º.

La del 88 ha sido una de las pocas ediciones en que la fuga inicial ha tenido éxito. Ganó Dirk Demol, hoy director deportivo en Trek. Se fueron temprano, y aguantaron la ventaja, aunque la mayoría, estaba filtrado para sus líderes. El trabajo de  Demol era Planckaert. El pelotón les recortó a la entrada de la última parte, pero seguían estando lejos, y de repente, lo que era una fuga testimonial, adquirió opciones de victoria. De los 13 corredores de la misma quedaban en cabeza Demol, Wegmuller, y Joho. Con 4 minutos. A 30 de meta.  Demol y Wegmuller se quedaron solos, sin Joho, en un sector de pavés.A 5 de meta, su director apareció (le había abandonado toda la carrera), y sabían que iban a llegar. Y a Wegmuller se le metió una bolsa en el cambio, por lo que Demol solo tuvo que esperar al sprint y ganarle.

Y me despido con un par de citas celebres porque curiosidades de la Roubaix hay 500.

Theo de Rooij, ex mánager de Rabobank y ex ciclista con algún que otro logro, dijo tras una de las ediciones que aquella carrera era una gilipollez, que te pasabas todo el día trabajando como un animal, sin parar a orinar, haciéndolo en los pantalones, montando en el barro… que era un montón de mierda. Preguntado si volvería a correrla dijo ” Seguro, es la carrera más bonita del mundo ”. La opinión de Boardman era algo peor. “Aquello era un circo y no quería ser uno de los payasos. Kelly reconocía la dureza pero… “Es una carrera horrible de correr, pero la más bonita de ganar “.

Horner, nuestro querido abuelo, explicaba la diferencia entre Flandes y Roubaix:”En una el pavés es usado diariamente por los coches, bien cuidado. La otra, es completamente diferente… Lo mejor que se me ocurre para definirla es lo siguiente:  hacen un camino, lo sobrevuelan con un helicóptero y dejan caer un montón de adoquines desde el helicóptero! Así es la París-Roubaix. Es así de dura. Es ridícula

LIBRO DE RUTA:

Premios: Se reparten 91.000€, de los que 30.000 €, 22.000€ y 15.000€ son para el vencedor, segundo y tercero, superando con creces el mínimo exigido por la UCI para los monumentos.