Press "Enter" to skip to content

Pete Kennaugh, el placer de una planta bien hecha.

Pete Kennaugh ya no tiene 22 años, pero solo alcanza los 26, y es un placer verle rodar. Pocos ciclistas tienen una planta tan bonita, perfecta, sobre la bicicleta, sea rodando a bloque agarrado a los escaladores o a la parte baja del manillar, sea de pie, sea subiendo, tirando para Froome.

Además de sus oros mundiales, olímpicos, europeos y nacionales en pista, con seis victorias (cuatro en etapas, dos en generales, pro cuenta, más los dos campeonatos nacionales en ruta, 2014, y 2015, consecutivos. Las de Austria y Bartali fueron diferentes, los nacionales son otro royo (aunque cabe destacar la manera en que los Sky, aún siendo mayoría, honran el nacional compitiendo entre ellos mismos por vestir el maillot blanco), pero las victorias en Dauphiné y Cadel Evans Great Ocean Road Race, han sido similares, con un ataque cercano a meta, la cabeza en el manillar, acopladísimo, y a empujar y tirar de pedales, de manera impresionante, como caracteriza a cualquier pistard de persecución. En un auténtico placer verlo en esa lid, y esperamos que siga aprovechando las pocas oportunidades de libertad que tenga en Team Sky.