Press "Enter" to skip to content

Primeros, últimos, suspiros.

Cancellara solo era un cadete cuando consiguió sus primeros grandes logros. Hacer segundo tanto en el nacional suizo como en los Europeos celebrados en Lisboa, en 1997. Al año siguiente, además de dos etapas y la general de una Vuelta en Austria, ya en Juniors, ganó el mundial contrarreloj. Metiendo solo 2 y 7 segundos a sus compañeros en el podio, uno Pozzato, pero más de un minuto al resto, !en solo 23 kilómetros! Con el 99, volvía a ganar una general, esta vez la prestigiosa Course de la Paix, conquistaba el campeonato nacional en ruta, y además, su segundo oro mundial, otra vez contra el crono, y esta vez, en la misma distancia, metiendo casi un minuto, pero ya al segundo, en un top10 en el que ya figuraban los Kiryienka, Bodnar, Knees… Y así llegó a 2000, con otro campeonato nacional, ya en u23, en crono, y el segundo puesto en la cronometrada del mundial, tras Petrov, sobre Rogers.

A 17-year-old Fabian Cancellara took gold in the junior time trial in 1998. He beat the likes of Pozzato, Creed, Wiggins, Eisel, Plaza, and Kiryienka (via Cyclingnews):

Eran sus primeros suspiros, antes de conseguir entrar como stagiare a final de 2000 y como profesional en 2001, en el pelotón mundial, de la mano de Mapei.

Ahora, 16 años después, un Oro Olímpico, cuatro Mundiales, 11 Nacionales, tres Paris Roubaix, tres Tours de Flandes, 8 etapas en el Tour, tres en la Vuelta, una Vuelta a Suiza, una Tirreno, tres E3, y más de 60 victorias más tarde, llega a los últimos suspiros. O primeros también. Primeros de la última temporada, que será larga, y esperemos, satisfactoria. Para él, por que para nosotros se ya seguro que lo será, pase lo que pase. Y si no, no tenemos derecho a exigirle nada, ya le hemos amortizado suficiente, y hace años.

La primera ha llegado en el tercer Trofeo, que no etapa, de la Challenge de Mallorca. Era la del Serra de Tramuntana, la rompepiernas de cada año, y se formó una fuga numerosa, llena de gente fina, y de Cancellara, que el día antes ya había disputado el sprint en el corte y había hecho sexto. Mientras muchos atacaron, impacientes, y escaladores todos ellos, en esas cuestas mallorquinas, Cancellara se mantuvo con la cabeza fría y las cosas claras, les dejó atacar, coger metros, y luego desinflarse y reventar, para moverse tras el Puig Major, marcharse en solitario y llevarse su primera victoria de 2016. 

El primer suspiro del último año. No será el último. De Mallorca, se irá a Dubai, y de allí a Algarve, Omloop, Strade Bianche (intentará ganarla por tercera vez), Tirreno, Sanremo, y piedras: E3, Gante, Tour de Flandes, Scheldeprijs, Paris Roubaix, descanso y al Giro, que empieza con un prólogo de 10 kilómetros que le vendría de perlas para conquistar su primera maglia rosa, añadiéndolo así al oro de la Vuelta y Amarillo del Tour, donde también competirá.