Press "Enter" to skip to content

Y por fin… Ewan y Gaviria se verán las caras

Es uno de los duelos esperados, entre dos ciclistas que con 21 años, prometen ser parte del futuro de las volatas. Solo se han enfrentado en 10 ocasiones, y ninguna en profesionales. El duelo, es uno de los mayores atractivos de la Tirreno que mañana comienza.

4.JPG

Gaviria. 21 años. El Misil. De La Ceja. Antioqueño. Corre para el Etixx, que lo reclutó como stagiare el pasado año y éste lo ha pasado a profesionales. 6 victorias pro. A su edad, ya es cuatro veces campeón del mundo en Pista. Desarrollado en el peralte, con alguna incursion amateur en la ruta, en Sudamérica, Avenir, y poco más.

Ewan. 21 años. De la misma Sidney. Australiano. Corre para Orica GreenEdge, con el que fue stagiare en 2014 y pasó a pros en 2015. 14 victorias pro. A su edad, ya tiene tres victorias WT, una de ellas en una Gran Vuelta. Desarrollado en el amateurismo europeo,donde ganó prestigiosas pruebas como etapas en Avenir, Alsace, Thuringen, o el GP Palio del Recioto. Plata en Mundiales Junior y U23. 

1

Solo 10 veces se han enfrentado ambos velocistas. Básicamente, las 8 etapas y general del Tour de l’Avenir 2014, y el Mundial de u23 de Ponferrada. En ellas, Ewan ha sido el mejor 7 veces, Gaviria 3, si bien solo entre los puestos de disputa en la segunda etapa del Avenir, que ganó Ewan y en la que Gaviria hizo 8º, y los Mundiales, en los que Ewan hizo 2º y Faviria 20º.

3

¿Cómo llegan a la Tirreno?

Gaviria llega con 13 días de competición en ruta, pero mucha pista, y además, gracias a ella, mucha moral, recién proclamado Campeón del Mundo de Omnium.

Ewan llega con 15 carreras, sin competir desde la Kuurne Brussel Kuurne, el 28 de Febrero, donde participó tras otro parón desde el Tour Down Under y Cadel Evans Great Ocean Race.

Además de las victorias en Pista, llega Gaviria con 2 victorias en el Tour de San Luis, otra en La Provence que pudieron haber sido dos de no haber tenido el detalle de regalarle su primera victoria pro a Martinelli, y el maillot de los puntos de tal carrera.

Llega Ewan con dos victorias de etapa en el Tour Down Under, ayuda a Gerrans a ganar la general, y otra victoria en el Jayco Herald Sun Tour.

¿Y con quién?

Gaviria llega con un Etixx que tiene en Jungels y Brambilla sus bazas outsider para la general, y mucho hombre libre con posibilidades de ganar parcial: Trentin, Stybar, Tony Martin, Lampaert o Vermote. El treno que le pueden hacer a Gaviria en las etapas al sprint es tremendo. No hace falta hablar de la capacidad rodadora de estos ciclistas, y Trentin, Lampaert y Vermote son muy rápidos de cara a actuar como lanzadores.

Ewan llega con Adam Yates y Esteban Chaves como hombres de cara a la general, y el resto, buenos rodadores: Tuft, Juul Jensen, Keukeleire, y Durbridge, que pueden formar un buen tren rematado por el rápido Luka Mezgec lanzando al joven Caleb Ewan.

¿Qué se cruzará en sus caminos?

Gaviria con más ritmo de competición, Ewan con menos, ese puede ser el mayor inconveniente a la hora de observar un enfrentamiento directo.

También Cavendish, que llega, como Caviria, de la pista, donde se ha proclamado con Wiggins campeón del mundo en Madison. Viviani es el otro sprinter favorito. Sagan, Sacha Modolo, Giacomo Nizzolo, Sam Bennett, Debusschere o Sbaragli son rápidos también, así como Navardauskas, Jempy Drucker o Hofland. 

¿Qué etapas podrán jugarse?

Además de la CRE inicial, para la que ambos equipos están muy capacitados, la segunda en línea será la primera oportunidad de ver la volata, pues la anterior termina en una subidita. Picando algo hacia arriba, la llegada a Montalto di Castro les viene muy bien a ambos, que pasan algo mejor que el resto ligeras pendientes como éstas.

En la cuarta, otra oportunidad. En Foligno. Tras unas pocas subidas cortas que eliminarán a otros ciclistas más voluminosos pero favorecerán a otros más completos como Boasson Hagen, que disputará si Cavendish no supera los repechos. La longitud es el mayor problema para ambos.

Si aguantan la etapa reina, tendrán una última oportunidad en Cepagatti, meta de la sexta etapa, que también termina picando hacia arriba.