Press "Enter" to skip to content

Cinco Días en la Vida de Fabio Aru

Fabio Aru ha corrido cinco grandes Vueltas. Quitando el primer Giro, el de 2013 (que ayudó a ganar a Nibali), ha sido 3º ( G’14), 5º (V’14), 2º (G’15) y 1º (V’15), incluso obteniendo buenos resultados haciendo doblete Giro-Vuelta con solo 24 años.

En ellas ha ganado cinco etapas, y en 2015 además, la maglia bianca (joven) del Giro. Es ganador de etapa en Dauphiné, Giro (3), y Vuelta (2).

Sin embargo, una de sus conquistas prima sobre el resto: Ha conquistado el corazón no solo de los italianos, también de todos los aficionados europeos. Y lo ha hecho abriendo la boca. Una boca grandísima que ha provocado alguna guasa, pero que representa el mayor sufrimiento. Le llaman el Cavaliere dei quattro mori. Bien podría ser de quattro morti, por que muere, respira, vuelve a morir y puede hacerlo 10 veces hasta cruzar la meta.

7 de Septiembre de 2008, Casano di Ortonovo, el número perdido

Aru, que empezó con la BTT y Ciclocross en la ASD Piscina Irgas 3C, no se centra en la carretera hasta los 18 años. Fue campeón de Cross Crountry nacional en Juniors. Es también campeón sardo de ruta en 2008 y entonces, va al continente a disputar el Giro della Lunigiana, defendiendo un maillot de las regiones del sur italianas. Hasta entonces, solo había corrido alguna pequeña carrera en Cerdeña, donde no había casi carreras ni ciclistas, y  por ello, la famiglia de Aru incluso organizaba sus vacaciones de manera que pudiera correr en la Italia continental.

{}

En uno de esos viajes, compite Fabio Aru en el 34º Giro della Lunigiana. Aru, que hace 13º en la primera etapa, llegando en un grupo de 40 corredores en el que están Sean de Bie, Lutsenko, Tsatevich, Colbrelli, Grosu, Bardet, Preidler, Van der Sande, Reichenbach, o Vorobyev, todos con sus selecciones nacionales o verdaderos equipos amateurs, no tan nóveles como Aru…

Fueron cuatro etapas, que se adjudicaron Danilo Besagni, Moreno Moser, Francesco Bongiorno, y en última instancia, el último día, Peter Sagan. La general final fue para Stefan Mair, los puntos para Pljanski (Tinkoff), la montaña para Nejc Kosir, las volantes para Ivan Giglio, la blanca para Wilco Kelderman, la combinada para Davide Gani, y Austria ganó por equipos.

Fabio Aru acabó 20º la general, y aquello llamó la atención de alguien. Olivano Locatelli. Se trataba de un mítico. Director deportivo del Remac Fanini de Beccia, Elli y Gavazzi o Tomassini, del Verynet, el Cosmos CIOS de pista, Mercatone y Saeco entre el 94 y 96, el sub23 GS Veluflex  en el 99 y 2000 con o el que aparecieron Popovych o Caruso, y el Landbouwkrediet belga a principios de milenio, donde corrían por ejemplo veteranos como Tom Steels con promesas como Monfort o Popovych. Tras se arrestado en el caso Varriale tras unas escuchas en las que Locatelli y un tal Dazzani hablaban de la venta y uso de sustancias prohibidas, y como evitar dar positivo en los controles, Locatelli renuncia a su puesto en el Landbouwkrediet en aquel verano de 2013.

Locatelli ha sacado al mercado, dirigiéndolos en u23, a Ivan Gootti, Wladimir Belli, Casartelli, Gio Lombardi, Popo, SAvoldelli, Dario Frigo, Gianluca Bortolami, Lagutin, Pozzovivo… Con él, Casartelli y  Lombardi fueron Oro Olímpico en pista y carretera en Barcelona 92, ganaron 2 Giro u23 Lelli y Gootti, fueron campeones italianos y europeos varios, como Caruso, oros en los Mediterráneos otros tantos, y han sido campeones del Mundo sub23 Leonardo Giordani, Popovych (secundado por sus compañeros de equipo u23 Caruso y Gruschenko), y Tomas Vaitkus en crono. Commeso, Lanfranchi, Bernucci… Y muchos más.

Un año tras el arrestro, Locatelli estaba dirigiendo el equipo diletantti Pallazago. Sacando promesas. Y el 7 de Septiembre, cuando terminaba el Giro della Lungiana, Locatelli le pide el teléfono. Aru se lo da. !ERROR! Se equivoca en el último número. Durante meses y meses, Locatelli intentó llamarle, pero no consiguió contactar con él… !Hasta finales de Octubre!

Cuando Aru había perdido esperanza, recibe una llamada. Por medio de Stefano Usai, que era sardo, había corrido para Locatelli en Pallazago y pasado a professionista, Locatelli había conseguido su teléfono, le llamó y le propuso correr con ellos. Aru aceptó,  y se mudó a Italia, a Bérgamo, dos días después de la Selectividad Italiana (Maduritá),  para poder correr en condiciones.

Aru se incorporó al Team Palazzago para 2009, su primer año U23, y viniendo de BTT y Cyclocross, al principio ‘las pasaba putas‘, pues se veía falto de habilidad e intimidado por los más experimentados. Eso sí, subiendo, destacó desde el principio, haciendo 3º en el primer año en Bassano Monte Grappa, una prueba mítica que sube a la famosa cima. En tal prueba, que data de los años 30, se coronaron Simoni, Gotti, Piepoli o Cunego, y allí Aru fue 3º en 2009, 4º en 2010 y triunfador en 2011.

En sus tres años y medio en Palazzago, Aru hace unas magníficas generales en las vueltas más prestigiosas de Italia: El Valle D’Aosta y el Giro Ciclistico d’Italia. Haciendo 4º y 13º en 2010, 4º en Giro y ganador de Aosta en 2011, y 2º en Giro y repetición de título en Aosta en 2012. Bongiorno, Talansky, Elissonde, Anacona, Moreno Moser, Dombrowski, Chernetckii, Formolo, Zakarin o un Nikita Novikov que pitó (quería ser líder, sin quererlo, hoy estaría en pros), eran sus rivales en las Vueltas.

Aru también ganó el Toscana Terra di Ciclismo, una prueba por etapas de la Copa de las Naciones (el mayor nivel en el ciclismo u23 europeo). Aru se cargó a Tim Wellens, Jay McCarthy, Axel Domont, Patrick Schelling, Patrick Konrad, Carlos Verona, Alexander Foliforov, Lutsenko, Valgren, Berhane, o Strand Galta, todos pros hoy y casi todos World Tour.

Fue una victoria súper. Súper especial.El año anterior, líder, cruzaba la meta a pie, tras caerse a 300 metros de meta, perdiendo la general por la caída, que fue a las manos de Preidler. Entró en meta a pie y llorando. Al año siguiente, ya os he contado lo que pasó. Aru se rehizo, y venció.

arrivo_aru_photoscanferla_3572_600.jpg

Otra vuelta que ganó fue el Giro delle Valle Cuneesi, adjudicándose además la cuarta etapa, en Prato Nevoso, y haciendo segundo en la otra etapa importante para la general. 

La misma facilidad que Aru tenía para subir, y para disputar generales, le faltaba para disputar parciales y carreras de un día. En su último Girobio, Dombrowski le privó de escribir su nombre en Monte Terminillo y Gavia, su propio compañero Bongiorno lo hizo en Cabriglia en Toscana Terra di Ciclismo. En 2011 fue Anacona en Campo Imperatore en Girobio, y en 2o10 Ignatenko en Covarey en Aosta 2010. Todos le relegaron a una segunda posición en las etapas.

Pero quizás la segunda posición que más le dolió fue a la que le condenó Trentin en el Campeonato Italiano de 2011, el sueño de cualquier italiano.

Iba sobrado siempre de fuerzas, era el más regular, en todas las etapas y carreras de un día entre los 5-6 primeros, pero con falta de definición.

Si ganó Aru en Tavagnasco en el Aosta 2012, donde se vistió de líder. También en la última etapa del Aosta 2011, en Champdepraz, que le dio la general.

También las pruebas de un día del Trofeo Salvatore Morucci y el Memorial Thomas Casarotto.

Sobre su director, Aru guarda bonitas palabras:

Olivano Locatelli è il maestro che mi ha insegnato tanto. Mi ha insegnato a soffrire, qualche volta anche un pò troppo, ma mi ha fatto capire realmente come è il mondo del ciclismo. Quando sono passato tra i pro ho apprezzato ancora di più i suoi consigli, perchè ho visto che aveva ragione. Mi ha insegnato a fare la vita del corridore, al cento per cento. » un pò troppo severo, ma se passi da lui non hai più problemi, non hai più paura di niente“.

Además Locatelli supo hacerle esperar. En Agosto de 2011, tras hacer los buenos resultados que había hecho, y eso que aún no había ganado el Valle d’Aosta de ese año, que se corre a final de tal mes, a Aru empiezan a llegarle las ofertas para pasar a profesionales. Incluso de equipos World Tour. Pero Locatelli supo hacerle razonar. No estaba listo físicamente, solo llevaba dos años en Diletantti, los mismos que compitiendo en carretera, solo tenía 21 años…

Gracias a aquella decisión, Aru no firmó un contrato pro hasta octubre de 2011, con Astana, pero que le convertiría en profesional a partir de Agosto de 2012, para poder correr las vueltas U23 de 2012, que ganó, y es que no es lo mismo pasar como ganador de un Valle d’Aosta, que como doble ganador de la misma, subcampeón del Girobio, ganador de Valli Cuneesi… No es lo mismo llegar como hombre que vale para tirar en la montaña, que como hombre para las generales…

20 Agosto 2012, Tour de Colorado, debut con un !casi!

El 20 de Agosto de 2012, Aru debuta en profesionales con la maglia de Astana. En el USA PRO CHALLENGE.

Ya en la primera etapa, Aru se enfrenta a la cruda realidad. Lluvia, alguna subida, ritmo de equipos World Tour. Mientras Tyler Farrar ganaba la etapa, Aru llegaba en un grupetto a 12 minutos, con el único consuelo de que Evans y Basso también iban en el mismo. Y Preidler y Mozer, rivales en amateurs.

En la segunda, solo es un minuto, llegando entre los 40 primeros en una etapa cuyo final era como un larguísimo puerto muy tendido con una subida fura final.

En la tercera, doble puerto y descenso, Aru llega el 100º a 26 minutos, pero después de haber estado en fuga y sobrevivido de los últimos en la misma, solo soltado cuando se quedaron ya solos Zabriskie, Danielson, Colorado y Louder.

En la cuarta, el 58º a 7 minutos y en la quinta, otra al sprint, consigue llegar en el paquete.

Y llega la sexta. 25 de Agosto. Quinto día de profesional para Fabio Aru. De repente, se ve inmerso en una fuga con otros 13 corredores, entre los que están por ejemplo Alex Howes, Jens Voigt, o Colorado (que ya estaba en la fuga del tercer día). Llegaron a tener 4 minutos cuando pasaban por Boulder por primera vez, antes de hacer un Bucle, regresar a Boulder y subir Flagstaff Mountain. Colorado, que solo iba a menos de un minuto del líder Van Garderen forzó la persecución de BMC y parecía que la fuga no tendría ninguna posibilidad. Buscaba el maillot de la montaña, y se dedicó a puntuar en los KOM. Voigt ayudó a Bennet a fugarse y se le unieron en un puerto primero Colorado, y luego Baldwin, Duggan, Oyola, el propio Voigt, Sutherland, Tvetcov, Bertogliatti y nuestro Aru.

Llevaban menos de dos minutos ya. Colorado se quedó, Voigt atacó desde abajo del puerto, y a cinco de meta, Sutherland se marcha, coge y supera a Voigt. Aru, va subiendo poco a poco, superando a rivales, y  al final, casi coge a Sutherland, quedando segundo a una veintena de segundos. Casi gana Aru en pros en su debut.

Fabio Aru with Team Astana tries but fails to keep pace with Rory Sutherland. Aru finished 20 seconds behind in second place.  Photo: Brad Kaminski

En la séptima, crono final, llega a 2 minutos y medios, y acaba la general el 66 a 45 minutos de Vande Velde. Muchos no acaban siquiera su primera etapa pro.

Tan solo unos meses después, Aru ayudaba a ganar el Trentino y el Giro a Nibali y hacía 4º en el primero y 5º en la etapa más dura del Giro, en Tre Cime de Lavaredo. En 2014, ya no habría marcha atrás. El principio del Aru que hoy conocemos ya estaba en marcha.

30 de Mayo de 2014, ritorno al Monte Grappa

Con la caída de Scarponi camino de Montecassino y su posterior retirada, Aru pasaba a convertirse en el líder de Astana para el Giro 2014, cuando iba 10º en la general a 50 segundos del entonces líder, Matthews, que fue capaz de subir a Viggiano con los favoritos. Entonces Aru, empieza a asomar poco a poco la cabecita, como las tortugas. Sufre el corte de Montecassino y pierde unos segundos, hace 9º en Montecopiolo y 9º en Sestola, llegando con todos los favoritos a la cima. En la larga e irregular crono de Barolo hace 16º, ya es 7º en la general, había llegado a ser 5º. Luego hace 16º en Oropa, el tercero de los favoritos.

Al día siguiente, en la 15ª etapa, con final en Plan de Montecampione, a Fabio Aru su vida le dio un vuelco. Tras 225 kms de etapa, Aru cruzaba en primer lugar la meta. Urán atacó al pie de la subida, no se fue, luego lo hicieron Rolland y Duarte, y después, Aru, que con Urán, les alcanza. Y se pone a tirar. De la maglia rosa, colombiana, y del francés espigado de Europcar. Acaba soltándolos a 3 de meta, tras ponerse de pie y reventar literalmente a Rolland. A partir de ahí, crono hasta meta, sufrir alentado por los tifosi. Levantar los brazos. El puño derecho. Celebrar la victoria. Su primera como profesional. En todo un Grio (de hecho solo tiene 7 victorias pros y son 5 etapas de Giro y Vuelta, una en Dauphiné y la general de la Vuelta).

Pueden imaginarse los cantos y alabanzas al “nuovo Pantani”. Aún cuando Aru nunca le había visto correr, pues no empezó con la bici hasta 2005 y el ciclismo no le había interesado antes. Su ídolo era Contador.

Sin embargo, en aquel Giro, Aru tuvo una etapa aún mucho más importante. La número 19º. Con la victoria, Aru pasó a ser cuarto, pero en Vall Martello le superaron Rolland y Quintana (que se vistió de rosa). En Panarotta fue incluso mejor que Quintana y adelantó a Majka.

Y entonces sí, llegó su etapa más importante en aquel Giro: La 19º. Cronoescalada al Monte Grappa. Allí donde Aru rindió año tras año, desde su primero como Diletantti, hasta ganar la carrera en 2011 por delante de Battaglin.

3 años después. A final de un Giro, la segunda grande para Aru en su carrera, Aru vuelve a enfrentarse al Monte Grappa. Y es que si soltar de rueda a Rolland y Urán, y escaparse de Quintana certificaba ya su clase, al fin y al cabo una victoria de etapa no tiene por qué significar nada. Puede ser un día bueno, que te dejen margen por no importar en la general… Lo que sea.

No así hacer segundo en una cronoescalada de 27 kilómetros en pleno antepenúltimo día del Giro. Primero, por que en la cronoescalada es en el único lugar en que se miden los watios/kilo de uno con los del resto. Segundo, por que no hay lugar donde esconderse, ni sitio para la táctica. Es todo físico. Cada uno administra sus fuerzas para llegar arriba lo más rápido posible, pero no hay ruedas tras las que esconderse, ni gregario con el que protegerse. Es uno, la montaña, y el secundero. Y Aru invirtió 1 hora, 5 minutos y 54 segundos en subir a la Cima Grappa.

Se trataba de 27 kilómetros, 7 y  medio de los cuales eran llanos hasta el pie de la subida, donde los corredores usaron bici de crono para cambiar abajo por flaca normal.

Aru,cuarto, tras el que solo saldrían ya Rolland, Urán y Quintana. Aru, que conocía de memoria aquella subida. Aru, que vestía de Maglia Bianca por tener Quintana la rosa. Aru, Aru, Aru. Aru, que salía a las 16:02, tres minutos tras Majka, 3 antes que Rolland, 6 antes que Urán, 9 antes que Quintana.

Aru, que tomaba la salida. Aru que sale a bloque, abre la boca, y ya no la cierra hasta meta. Sufre como un condenado. Sale scatenatto. Hasta su salida, Pozzovivo controlaba la carrera, mejor en el parcial y en meta que Pellizotti y Henao.

Había salido delante de Majka. Aru, en esos momentos, volaba por atrás, y en el kilómetro 19’3, arrasaba, marcando un parcial 52 segundos mejor que  Pozzovivo. Urán y Rolland superaron también a Pozzovivo, pero perdían 28 y 43 segundos con Aru. Luego Quintana batió el parcial de Aru por 8 segundos. También estaba volando. Vaya duelo.

Entonces, Aru dobló a Majka, y aquello fue una motivación extra. Había salido 3 minutos más tarde, y le había cogido. Y no a un cualquiera, iba volando.

El Giro dio unas referencias muy buenas, como si fuera en etapa en línea, y Aru, que en el segundo intermedio perdía 8″ con Quinana, fue recuperándolos conforme el colombiano pasaba por los mismos sitio que él, algo más lento. Pocas veces he visto alguien sufrir tanto, totalmente resquebrajado cuesta arrriba. Aru entraba en el último kilómetro, y cruzaba la meta.

Mejor tiempo, 1:05:54. 2’07” sobre Pozzovivo. Y a esperar. Rolland marcó segundo mejor tiempo 1’40” tras él, y luego Urán perdió 1’09”. Quintana que entraba en el último kilómetro solo con 4″ de renta, que aceleraba, que llegaba a toope…. Y ganaba la etapa.La ganaba por 17″ sobre Aru, que se quedó con la miel en los labios, pero con una certeza: Era el segundo mejor escalador de aquel Giro, y el tercer mejor ciclista.

Al día siguiente, en Zoncolan, Aru solo pierde unos segundos con Majka, Poels, Urán y Quintana y acaba 3º en la general, solo un preludio de todo lo que quedaba por llegar.

3 de Septiembre de 2014, Cavaliere dei quattro mori

No tenemos que irnos muy lejos para encontrar el 4º día en la vida de Aru. Todo gran ciclista necesita un soprannome y Aru no iba a ser menos. Lo tiene. La historia de su origen no es menos curiosa que la dificultad de localizar su número Locatelli en aquel lejano ya 2009.

Con solo 24 años, Aru dobla Giro-Vuelta. Sí, unos meses tras la crono escalada al Monte Grappa, con Nibali, su compañero, ganador del Tour, Aru doblaría dos GV en un año por primera vez, en su segunda temporada completa como pro. Lo anunció en Agosto, mientras corría en Polonia de vuelta desde el Giro.

El único requisito se dio. Ir sin presión. Por mucho que Italia suspirara por un segundo podio, o que algunos le colocaran como favorito a la altura de Contador fue el año de la caída en el Tour, y acababa de anunciar que estaría en la Vuelta), Froome o Valverde. En casa (el equipo) no le daban esa presión, y lo situaban como colíder con Tanel Kangert.

Comenzó la carrera y Aru comenzó de tapado, sin ostentaciones. Muy sólido. En La Zubia, allí donde Valverde dio el recital tirando toda la subida y  rematando arriba como si solo fuera el Muro de Huy, Aru ya fue sexto y pasó al 8º lugar de la general. En la 9ª etapa, la mala suerte le visitaba con un pinchazo en el penúltimo puerto, y tenía que darse el calentón para entrar, encima con el riesgo de que estaba diluviando. A menos de 25 de meta, todos sabemos lo que cuesta entrar con la carrera lanzada. Aru lo hizo. Gracias al trabajazo de Fominykh, Guarnieri, Kangert y otro corredor. Recortaron la ventaja a todo un Sky que iba a tutta y entraron. Aunque e calentón le hizo perder 17″ con Quintana y Purito y Contador.

Tras la crono de Borja, Aru era 8º, y solo quedaba montaña, montaña y más montaña. La de la jornada 11ª, San Miguel de Aralar.

La etapa era corta, 150 kilómetros, con un primer tercio fácil, un tercera, y ascensión final al Santuario de San Miguel de Aralar, cerca de Pamplona. Una subida de casi 10 kilómetros un tanto irregular.

Con Kiryienka en fuga, con ya muy poca ventaja, entraba a bloque Cannondale en el puerto, trabajando para Caruso, y luego Katusha daba continuidad. Se empezó el puerto a bloque y en nada, estaba el pelotón cortado. Deignan que se pone a tirar a bloque, Arredondo y alguno más que intenta, en vano, atacar, Cataldo que endurecce.

De repente, vemos a Froome hacer por primera vez una cosa que en tal momento era harto extraña. Se deja caer a cola, incluso se descuelga, sigue a sus watios mientras Catalddo, que había relevado a Deignan al frente, no deja de tirar del grupo. Lo prueban Gesink y Barguil, manteniéndose luego por delante solo Gesink, quedando solo 15 corredores en el grupo de favoritos, donde estaba Aru. Mientras Dan Martin y algún otro intentaba salir en búsqueda de Gesink y Caruso tiraba del grupo a bloque, Froome seguía igual, con unos metros perdidos a su propio ritmo. Entonces llega el momento, Froome entra, progresa, y a 2 de meta, se hace una serie a bloque, enfilando el grupo, atacando Aberto a 2 de meta, quedándose solos ya el terceto español, Froome, Caruso, y Urán.

Y entonces sí, !remacha Fabio Aru! Como una exalación sale, pasan a Dan Martin y Gesink, para, y salta Dani Navarro. Le sale Contador, Aru va profresando desde atrás… !Y lo intenta otra vez! Y esta es la buena. Se va. Dani Navarro no puede seguirle, tampoco Caruso, que tiraba a bloque para Purito. Y tampoco el sprint final de los favoritos.

Aru cruzaba la meta solo. Conseguía su segunda victoria Pro. Otra etapa en una Gran Vuelta. Y con los mejores. Qué manera de ganar. Sufrió por el último segundo. Ganó la etapa.

En la Eurosport Italiana, Salvo Aiello y Riccardo Magrini comentaban la etapa. A grito vivo. “Fabio Aru e partito. E partito Fabio Aru, riparte a due chilomettri de meta. Parte el Sardo, Due atacco, Parte di Grande Potenza. Segundo stacco… Parte nostro Ragazzo, nostro sardo. E partito Fabio Aru a la grande ora…”

Cruzaba la meta Aru, y decían: “Terzo al Giro d’Italia. Fabio Aro seconda vittoria di tappa a la Vuelta a Spagna. Terra di Cavalieri. Ya e un cavaliere. Cavaliere dei quattro mori”. (minuto 2:25 del vídeo)

Y así, es como Aru se ganó el apodo de Cavaliere dei Quattro Mori, que hace referencia a los cuatro reyes moros que adorna la cruz roja en la bandera sarda, que ahora porta imprimada sobre su casco.

” Ricordo perfettamente quel momento. Stavamo parlando delle Leggende sui Templari, Salvo (Aiello, la prima voce del ciclismo di Eurosport) è un grande appassionato di quel mondo. Noi eravamo lanciati nei nostri discorsi quando all’improvviso è partito Fabietto… Il collegamento è stato immediato. Lui, fiero come un cavaliere, aveva dato la zampata giusta. Da lì aggiungere i Quattro Mori in onore della sua Sardegna è stato semplice. Il soprannome gli è piaciuto talmente tanto che qualche settimana dopo mi ha chiamato, chiedendomi di poter utilizzare quel nickname anche per il suo sito. Ovviamente non era tenuto a farlo, ma è stato comunque un bel gesto, che ho davvero apprezzato. Ancora oggi quando gli chiedono da dove arrivi il soprannome del Cavaliere dei Quattro Mori lui cita Eurosport come fonte. Ed è una bella soddisfazione.” Riccardo Magrini, Comentarista Eurosport.

Tras aquella etapa, Aru mantuvo el tipo, falló poco, y siguió escalando puestos, hasta que en Lagos de Covadonga se situó 5º (solo tras el terceto español y Froome, a 2’22” de Contador), posición en la que acabó la carrera, no sin antes repetir victoria en Monte Castrove en Meis, llegando con Chris Froome. Cada llegada en alto era lo mismo: Contador con Froome, atrás Valverde, con o sin Purito, y más atrás, Aru. El resto, muy lejos. Aru, haciendo gomas, entrando, atacando. Demostrando la mejor garra posible. Con 24 años y doblando tras Giro.

3º en el Giro y 5º en la Vuelta en un mismo año. El Cavaliere dei quattro Mori será un mote que sin duda, perdurará en el tiempo tanto como las hazañas realizadas y por realizar por su protagonista.

12 de Septiembre de 2015, primera Grande

En 2015, Aru repite el doblete Giro-Vuelta. La corsa italiana empezó con un Aru y Landa vs Contador en el que Vinokourov, Martinelli y Astana decidieron pronto que el de casa fuera el que le disputara a Contador, aunque Landa tuviera mejores piernas y más posibilidades (de hecho Aru no las tenía), de derrotar al de Pinto.

Aru hiizo una magnífica primera semana. Al quinto día, Contador ya era líder, y Aru iba segundo a dos segundos, con el resto aún cercanos en la general. En Lido di Jesolo 13ª, un corte por caída le hizo a Contador perder la maglia rosa en favor del sardo, que se la devolvió al día siguiente en la crono de Valdobbiadene, donde Contador sentenció la general, dejando a Aru a 2’28” y a landa a 4’55”, los únicos que le acompañaban en la montaña, aunque otros superaron a Landa en la general (por poco tiempo). Las siguientes etapas fueron un baile de Contador en el que Aru y Landa bailaban también, pero algo más lento y al son del pinganillo. Aru, por su parte, lo pasó algo peor en el principio de la traca final, fallando en Aprica (reventó en Mortirolo y perdió más de 2 minutos superándole Landa en la general); y Verbania por avería, perdiendo otro minutito.

Sin embargo, se rehizo en Cervinia y Sestriere (donde la pájara le llegó a Contador en Finestre), ganando ambas etapas (ya eran 5 victorias pro, 5 World Tour, y las 5 en Grandes Vueltas),  volviendo a adelantar a Landa y acabando la general a 1:53′ de Contador. 2º. Otro inmenso registro para el sardo. 3º-5º-2º acumulaba en sus últimas Grandes Vueltas.

Tras repetir Polonia como el año anterior, se presentó en la Vuelta. Otra vez sin presión, pues los kazajos llevaban todo el arsenal: Aru, Nibali, Landa, y Rosa. Sin embargo, Nibali fue eliminado en la segunda etapa por agarrarse a un coche, y Landa (que aunque no se oficializara hastael 26 de Septiembre, ya todos lo sabíamos, había fichado por Sky) perdió en la 9ª, en Cumbre del Sol, 14 minutos. La general se limpió rápido, y tras la maratoniana, extrema y no necesaria etapa de Andorra, quedaron como líder Aru y como postulantes a la victoria Purito, Dumoulin, Majka, Chaves y Valverde.

Aguantó de líder Aru hasta la ermita de Alba, donde le relevó Purito, solo por un segundo,  y solo durante dos días, porque tras la jornada de descanso vino la crono de Burgos de 40 kms y Dumoulin les metió más de un minuto a todos, y se puso de líder con 3 segundos sobre Aru, aumentados en Ávila a 6 segundos.

llegó el gran día, un 12 de Septiembre de 2015. Un día en que Dumoulin partía como líder, con más de 1:24 sobre Purito, 2:30 sobre Majka, y mucho más sobre el resto, pero solo 6 segundos contra Aru. Y por delante, media sierra madrileña. La buena. La que tanto espectáculo ha dado siempre en la Vuelta sin necesidad de puertos nuevos, inéditos, ni cuestas de cabras: Navacerrada, doble ascenso a Morcuera, Cotos, y descenso a Cercedilla previo paso de nuevo por Navacerrada. 175 kilómetros.

Y Dumoulin en solitario. Solo con Lawson Craddock, y solo al principio, el único que estuvo  en la montaña con él. Cometieron el eterno error de no meter a nadie en la fuga.

Se salió a bloque con muchísima gente buscando la fuga, que fue grande y con gente buena, de la que Plaza surgió en el primer paso por Morcuera, se marchó en solitario y se marcó una cabalgada paara enmarcar con la que ganó la etapa, os lo adelanto y así nos lo quitamos de enmedio.

A falta de 50 kilómetros, Astana comienza el asedio. Con Zeits y Luisle por delante, empiezan a apretar a tutta en el pelotón, con un Landa desenfrenado que dejó al grupo de favoritos en apenas 6 unidades. De repente, no solo se quedaron unos pocos, sino que solo pudieron seguir a Landa Aru, para el que estaba haciendo tan genial trabajo, Quintana y Majka. Atrás, Dumoulin, Purito, Valverde, Chaves y Nieve se quedaban, también Moreno. Eran cuatro o cinco segundos, y Dumoulin entró.

Pero lo intentó otra vez Aru, esta vez per se, y solo le siguieron, otra vez, Nairo y Majka. Dumoulin perseguía con cuatro más a rueda, otra vez, los mismos que antes. Encima, coronando Morcuera, le arrancan Purito, Chaves y hasta Landa, que se marchan con Aru y dejan a Dumoulin solo con Nieve.

Astana puts pressure on Tom Dumoulin.

Dumoulin watches as Astana powers on the front.

Fabio Aru and Nairo Quintana distance Tom Dumoulin.

Aru lo tenía hecho. Entre él, Landa, Luisle que paró a esperarle, y Zeits, fueron en una perfecta transición de relevos, mientras Dumoulin perseguía totalmente en solitario, con solo alguna ayuda de corredores que se encontraba como Alex Howes (Cannondale).

A 20 de meta, Aru sacaba 1’35” a Dumoulin. A 19, acabando de subir Cotos, atacaba Quintana y se iba Majka con él. Fabio Aru demostró entonces que también, además de piernas, tenía sangre fría, pues la ventaja con ellos era suficiente y no estaba en riesgo el asalto a la general que él mismo estaba realizando. Se quedó al resguardo de Luisle y Landa (que celebraba al pasar junto al autobús de Astana que estaban ganando la Vuelta), y Purito puso a su compañero a tirar para defender su plaza, la segunda, pues la dupla polaco-colombiana se acercaba al minuto de ventaja.

Fabio Aru gains time on Tom Dumoulin.

Finalmente, entraron a cerca de 3’30” de Plaza, y a menos de un minuto de Majka. FABIO ARU ACABABA DE GANAR LA VUELTA. Entraba dando puñetazos al aire. Junto a Luisle, que se ha convertido en su escudero fiel. A falta claro, de sobrevivir al simulacro de etapa de Madrid.

25 años. Italiano. Sardo. El Cavaliere dei quattro mori ganaba su primera grande. Grandes en las que, tras ayudar a Nibali a ganar la de 2013, ha hecho  3º-5º-2º-1º, ganando hasta 5 etapas en ellas.

La Gazzetta dello Sport

Astana riders celebrate a day's work done well.

¿Y ahora qué?

A Aru ahora le llega el momento más difícil de su carrera deportiva. En un cruce de caminos. Aquél en que los grandes ciclistas se separan de los que ganaron solo una Gran Vuelta. Los que ganaron más de una, toman otro camino. Van a la sala de los auténticos campeones, aquellos que no solo ganaron una, pues siempre pudo haber procedido de las circunstancias, como el caso de Hesjedal, sin menospreciar ninguna victoria (aquella fue brillante, por ejemplo).

El siguiente objetivo de Aru ha de ser rendir en el Tour. Es joven, aún, a menos que demuestre otra subida de escalón en el próximo, no está para disputarle un Tour de tú a tú a Froome o Contador (aunque en la Vuelta 2015 se cepilló a Quintana y este ha estado ya varias veces al nivel de Chris y por encima de Alberto).

Pero no es una pérdida de tiempo. Corredores como Valverde, Purito, Nibali o incluso puede que Contador pierden el tiempo asistiendo al Tour , ya a su edad, pues las posibilidades de ganarlo son ínfimas, y  sin embargo, las de hacerlo en Giro y Vuelta, y sumar palmarés, son exquisitas para ellos si las enfocaran como objetivo. Sin ir más lejos, Nibali este año ha ganado el Giro y ya suma, además de la triple corona, una grande más. Y ya son cuatro. Algo que solo tienen los quintuples ganadores del Tour (y que superan con creces, entre 7 y 11 GV) y otros ocho corredores, incluyendo a Nibali, que además, supera entre estos a Binda, Rominger o Heras, que tienen también cuatro o cinco grandes pero ningún Tour.

Ese es el camino que debe perseguir Aru. Ganar el Tour en los próximos 4 años. Y si a los 29 no lo ha conseguido, es que no está destinado a ello: a doblar Giro Vuelta y tratar de ganar el máximo de GV posibles.

Tras la Vuelta, Aru ayudó a Rosa a ganar Milano Torino y a Lutsenko el Tour de Almaty, hizo 2º en el Abu Dhabi Tour y está preparando el Tour actualmente en el Dauphiné. 6º en Valencina dejando libertad a Rosa y Luisle, 9º en Algarve, 14º en Catalunya, abandono en País Vasco y Amstel, y ahora el antiguo Dauphiné Liberé.

Siempre con un objetivo claro, el Tour, se ha dedicado a entrenar en estas carreras, a permitir a sus gregarios disputar, pues la confianzas de éstos es vital para que luego puedan ayudarle a él. En Dauphiné, ha tenido la sangre fría (e inteligencia) de desconectar y no empeñarse en disputarle la victoria a los que serán sus rivales en el Tour. Ha entrenado, tirado, atacado, y se ha abierto. Pero también ha ganado una etapa. Magnífica. La tercera y en Tourmon, atacando en un pequeño puerto, lanzándose en el descenso acbandonando a sus compañeros de corte, tirando a bloque mientras le perseguían a más bloque aún, y levantando los brazos tras una gesta de clasicómano rodador más que de vueltómano.

Así es Aru, coraginoso, atacante, valiente, sufridor. Un auténtico caballo de carreras desbocado. 

IL CAVALIERE DEI QUATTRO MORI

Cuentan, que incluso sus rivales le tienen un afecto especial.