Press "Enter" to skip to content

Los dopados más globeros. Kleber Ramos y Ramón Carretero

Sobra decir que el dopaje siempre es ridículo. Pero bueno. Al menos Rasmussen aspiraba a ganar el Tour, y Lance Armstrong lo hizo 7 veces. Y seguidas… 161 días sin f@llar. Tampoco lo justifican, pero al menos ellos tenían incentivos, unos muy grandes.

Pero es que hay casos que son para reirte en sus caras. El de Kleber Ramos se pone a la altura del de Ramón Carretero.

Osea. No os confundáis. Todo dopado es un asqueroso. Pero algunos, además, dan hasta gracia.

Para que os hagáis una idea, Kleber tiene 30 tacos y corre en el Funvic, y su gran mérito deportivo es una victoria de etapa el año pasado en el Tour de San Luis, en uno de los finales en alto por delante de Rodo Torres, su compañero Daniel Díaz o Nairo Quintana. Luego están la general ganada y aquella en la que quedó segundo, en 2012 la primera y 2015 la segunda, en el Tour do Rio. En esa segunda, aunque con peor resultado, si se salió, a 2:35 del ganador, Veloso, pero por delante de Delio Fernández u Óscar Sevilla.

Lo que no te mata te hace más fuerte. Es una expresión que no vale en el dopaje. Éste hace ambas cosas. Epo sin control al milímetro y tendrás barro por sangre, con el consecuente riesgo del infarto. Ciclos de roids y podrás sufrir un fallo hepático o quedarte trastocado el eje. Una transfusión de la sangre equivocada y sufrirás un KO. Un poco de anfetas hoy, muchas mañanas, y ellas, la heroína y la cocaína te inducirán al suicidio en dos, tres año.

El dopaje te hace más fuerte por fuera y durante un poco de tiempo. Pero te mata.

De ahí que algunos casos, no sean solo criticables y asquerosos (todos los casos de dopaje), sino además, ridículos.

CapturaKleber Ramos no ganaría una carrera pro en Europa en su vida. Ahí está el colmo de la ridiculez. En la balanza. Es un tío, que carreras pros oficiales este año, solo ha corrido La Tropicale Amissa Bongo (abandono tercera etapa), Vuelta a Murcia, (el 50), Clásica de Almería (Abandono), Vuelta a Andalucía (el 150 en todas hasta el abandono), Volta do Rio Grande (sin prestigio, seggundo en la general), Giro del Trentino (abandono en la cuarta), el nacional (segundo, no hay nivel y los 4 primeros fueron del equipo), y los Juegos Olímpicos (abandono).

Su muestra se recogió el 31 de Julio. 1 día tras la clásica de San Sebastián. 6 antes de los Olímpicos. Kleber no corría desde el 9 de Julio y en una globerada de carrera amateur.

Le ha quitado el puesto a un chaval en los olímpicos. A ambos. Kleber es un mongolo integral. Mal compatriota, peor compañero.

Ni si quiera se dopó para correr una Volta a Portugal en la que una victoria podría haberle facilitado un contrato decente en un equipo Europeo. Se dopó para nada. Por que a base de EPO, un globero no va a aguantar a los mejores en las últimas vueltas de unos Olímpicos.

LA UCI HA VUELTO A FALLAR. Recogen una muestra seis días antes. ¿Tan difícil es acelerar su análisis y que antes de los JJOO se conozca el resultado? ¿Y si hubiera sido otro? ¿Alguien con medalla? Pues nada. como con Hamilton. 8 años después, que se la den al siguiente en la clasificación.

Kleber no es el único.

3165_800x600_crop_53377ce89f700Ramón Carretero. Por ejemplo. Ciclista panameño, de 25 años, pasó con el Movistar Continental, y luego fichó por Vini Fantini.

Lo único que ha hecho en su vida es ganar y/o hacer podio en campeonatos nacionales y panamericanos. En 2014, es penúltimo del Giro desde el primer día, y farolillo rojo desde el siguiente, y se retiró el 7º día, en Foligno.

En 2015, hace otra mierda de temporada, abandonando casi todas las carreras y vuelven a llevarle al Girom, quitándole el puesto por ejemplo a Simone Ponzi o Andrea Fedi.

El 6 de Octubre, se publicaba el resultado positivo de un control antidoping. Por EPO, en una muestra del 22 de Abril. 4 días antes de comenzar la Vuelta a Turquía. Dos semanas y media antes del Giro.

Y todo, otra vez, para nada. En Turquía casi es el último. En el Giro, no duró dos días. Era el último de la general desde la CRE prólogo, y al día siguiente se bajó de la bici.

Su padre también fue ciclista. Y sus tíos. Él lo ha sido, y muy malo. Un paquete que vete tú a saber cuánto pagaría por entrar en el equipo o cuánto pagaría el gobierno de Panamá para que fuera el primer panameño en correr una grande.

Esque no es ni para ganar una etapa. Es doparse para hacer el 134 en Turquía. Para siquiera acabar carreras.