Press "Enter" to skip to content

Y al final, pagan los mismos.

Mi colega es el que paga. Ese que empezó relativamente tarde en el ciclismo y aún así, en solo 3 años, está corriendo carreras amateurs por toda España, con mucha ilusión, y metido en muchas en la pomada. Limpio. La única inyección con la que sale en las carreras es la inyección de cansancio por las horas conduciendo hasta la ciudad desde la que él y su equipo parten hasta el lugar de la carrera amateur de turno.
En ella, tiene que encontrarse, a veces, con algún mongolo de turno. Ex dopados, y dopados. Que a veces, las menos, acaban pitando.
Ahora lo ha hecho Huidobro. Un chaval del G Sport Valencia Sports Wolfbike. 293 watios medios, con un pico de 1172 movió durante 2:11 el 11 de Febrero para ganar la social de Villena del Vinalopó 2017. Todo tras en el primer puerto, de salida, ponerse a tirar del pelotón e irse solo. Sentado, pedaleando. Unírsele otros dos, y soltar al que le aguantó, Pedro José López, en la cuesta final. En San Vicente, una semana antes, movió 284 con un pico de 1017w durante 1:45. Para meterse en un corte de 5 o 6 en el primer puerto y ganarles en meta. Corría en un equipo que acaba de fichar a Javier García Rus, que ha salido ahora de una sanción de 2 años y 6 meses y ganó el otro día el Momparler. En el equipo, en años anteriores, a Llopis le detuvieron ya a Risueño, imputado en una red de dopaje en la costa levantina, y estuvo como asistente Ximo Ortega, ex pro que también dio positivo por EPO. En un equipo de chavales, espero que al menos esto no sea una tentación, y se dedique a enseñarles lo que les puede pasar si se dopan. Para él, fue el final de su carrera.
En Funvic, han pitado ahora Alex Diniz y Bulgarelli, Diniz, reincidente, ya pitó por EPO en 2009, y el año pasado iba puestísimo en la Volta a Portugal. Bulgarelli, por su parte, no ha pitado en realidad, sino manipulado muestra según la Federación brasileña. Todo ello añadido a los positivos de de Ramiro Rincón, Joao Pereira y Kleber Ramos, ha llevado a la UCI a sancionar al equipo por un periodo de 12 meses, aunque lo que tenían que  haber hecho es quitarles la licencia PCT de inicio, pues no cumplen con ninguno de los requisitos para ostentarla.
Además, un rápido vistazo a la no actualizada (faltan pero no sobran) lista de sanciona2 de la Aepsad, que lleva semana publicando positivos extranjeros como el de Noah en su timelime de Twitter pero no publica los propios, nos muestra a varios sancionados. Jacobo Feijoo, Jose Antonio Reales, y un tal Jaume Lloret (este de Enero de 2017),por el precepto 22.1. f) de la LOPSD y  Ramón Liaño (reciente, de Octubre, patrocinado por marca española de bicis) , Mirco Merotto y Tino Zaballa (reincidente) por el 22.1 a) de la LOPSD. Por desgracia, Merotto y Liaño acaban sanción este mismo 2017. Y eso si solo visitamos la sección de ciclismo. En otras, como la de atletismo, encontramos a Víctor Salazar inhabilitado, que entrenaba a no pocos ciclistas.

En la LOPSD, el 22.1a) castiga la “detección de la presencia de cualquier cantidad de una sustancia prohibida, o de sus metabolitos o marcadores, en las muestras físicas de un deportista”. El 22.1f) castiga “La posesión por los deportistas o por las personas de su entorno, ya sea en competición o fuera de competición, de sustancias prohibidas en dichos ámbitos o de los elementos necesarios para la utilización o uso de métodos prohibidos, cuando se carezca de una autorización de uso terapéutico para su administración o dispensación, o de otra justificación legal o reglamentariamente calificada como suficiente.” Por tanto, !hagan juego!

Pero es que en esa lista de la Aepsad faltan muchos. Falta Alberto Gallego, positivo por AAF (roids anabolizantes androgénicos), sancionado hasta Octubre de 2019.
Falta Lilian Soriano Cepeda, positivo el 25 de Septiembre, y con sanción de 10 meses por Furosemide. Fémina, una cagándola para una QH MTB.
Falta Jorge Montenegro, de origen argentino, campeón de la Copa 2009, positivo por Efedrina semanas después de proclamarse campeón de España Élite, campeonato al que no afecta la sanción, pero alrededor del cual, antes y después, rindió a un nivel, que dado el positivo, resulta sospechoso.
Falta Francesc Torrella, un mítico ex amateur y master, que en 2007 le ganó la Copa de España a Mikel Nieve, que en 2005 pitó por triamcinolona y volvió a pitar, esta vez por EPO en los pasados nacionales !MASTERS!, donde ganó.
Y aunque no sea español, Falta el chileno Burmann el año pasado iba como loco en las Vueltas a Ávila, Zamora, León, y casi se escapa, pero le hicieron mear el último día de Volta a Galicia, y ha pitado por Anfetamina, Modafinil y Efedrina, una versión ‘customizada’ del Pote Belga.
¿Qué han sacado?
Sacar no han sacado. Los Funvic no andaban ni enchufados. Pero algunos de los que han pitado fueron vistos en la Volta 2016 a mil por hora. De Lilian mejor no hablo. Torrella tenía cada año un equipo máster prácticamente a su servicio, con los patrocinios de Gsport y el ayuntamiento de Ayora. Cuatro Chapas y la medalla con la cinta de la bandera. Burmann, de seguir como iba, ¿pretendía aspirar a profesionales? Pues no iba a llegar, fracasó Pinoroad, y si acababa en alguno era en un Continental sin presupuesto y sin pagarle. ¿Montenegro? ¿Perseguiría volver al continentalismo? No creo, pero se habla de que algo le pagaban en Aluminios Cortizo. A Liaño, que por lo visto fue campeón de españa Master CX hace un par de años, lo conocían en su casa, Zaballa no podía/debía aspirar ya a nada, y Mirco Merotto es otro máster frustrado.
Por la gravedad de los preceptos por los que se les sanciona, no voy a dar mi opinión sobre Lloret, Feijoo, Salazar, Reales…
¿Qué han perdido?
Todo. Nada. Lo que tuvieran. ¿Recuerdan aquella Route du Sud de Gallego? Pues bien, el positivo es de meses mucho más tarde. Pero a eso te arriesgas con estas sustancias, al parte por el todo. Casi la totalidad de aficionados sospechan que si se dopaba cuando salió su positivo, probablemente también lo hiciera para aquella Route du Sud. Yo no lo digo, y no me atrevería a decirlo, ni a señalar eso, pero así es la opinión pública, a la que por supuesto, se atienen los ciclistas con sus acciones. Aquella gesta, estar con Nairo y Alberto subiendo un puerto, ha quedado, para la mayoría en nada, y forma parte de la misma mentira que el positivo desvelado en Enero.
Pero lo que realmente perdió Alberto, además, fue la oportunidad de su vida. Años y años cuidándose, entrenando, manteniendo dietas, dedicando horas y horas a la bici. Haces lo más difícil, dar el salto. Y te lo cargas. Alberto perdió con todo esto la oportunidad de dedicar su vida profesional al deporte con el que disfrutaba cada día.
Los amateurs… ninguno de los mentados iba a pasar a profesionales. Ni tarde, ni tem..tarde, por que la mitad estaba ya pasado de tiempo. Pero por ejemplo, sacó Jorge Montenegro a uno del podio del nacional, para el que subir al mismo habría justificado a lo mejor todas las horas dedicadas a entrenamientos en su vida. Y Huidobro no valía. 20 años ya y hacía top30 a lo sumo en las carreras importantes. Un tío que necesita doparse para ganar una social no vale para profesionales. Si estás leyendo y corres sociales, ya sabes, no te dopes para ganar una social ni una carrera amateur, pues si en ese nivel lo necesitas, no vales para pros. Pregúntale a Vaughters si no lo que le hacían en los 90 los dos primeros años a los neopros españoles.
De los masters, han perdido la oportunidad de disfrutar de lo que les gusta. Torrella, por ejemplo. Ha dado positivo. No le conozco personalmente, pero son muchos años y no me cabe ninguna duda de que amaba darle caña a su bici y correr cada finde. Ahora no podrá hacerlo.
De Lilian no hablo mejor.
Los Funvic han perdido su contrato. No eran nadie. No andaban nada. Pero cobraban mes tras mes el contrato de un Pro Continental. Y ahora, nada.
Pero otros van a pagar sus platos
O los pagaron. Por que Caja Rural podría haber fichado a otro en su lugar. Cristian, tras ser stagiaire de Southeast estaba difícil, pero había otras opciones.
Los Funvic, han provocado la suspensión de 12 meses para el equipo, con las correspondientes consecuencias para el resto del equipo, que no correrán, probablemente no cobrarán, y probablemente vean al equipo desaparecer, o al menos, bajar de categoría en 2018.
Huidobro, ha empeorado la imagen de los patrocinadores, pero tampoco van a pagar los compañeros, ni el equipo. Una Institución Pública y una marca que llevan años poniendo dinero en el ciclismo (obvio por la marca, es de ropa ciclista), ya se han llevado palos anteriores por doping en los equipos que patrocinan y no les han retirado patrocinio. Pero la reputación de Llopis ha quedado, otra vez, en entredicho para muchos.
Por los masters va a pagar la fama de la categoría, en la que hay muchos apostados, que saldrán algunos, y la mayoría, no lo harán, ni pueden señalarse solo por rendimientos por que en una categoría que la gente se cree que va a andar más por llevar unas Bora en vez de unas Bullet, vete tu a saber lo que algunos harían.
Y paga mi colega. Mi colega y otros tantos ciclistas, que al menos, a partir de mañana, se encontrarán unos pocos dopados menos en el pelotón. Por que los segundos en aquellas carreras que ganaron los dopados, no tendrían por que haber ganado. El desarrollo de la Social de Villena, por ejemplo, habría sido muy distinto, ya que el propio Huidobro hizo el corte y participó del mismo tirando hasta meta. Pero siempre habría ganado otro, al no estar él, y ese otro, a lo mejor, hubiera sido un corredor limpio.
Además, poniendo que haya 10 dopados en una carrera de 150 tíos, ya sube el nivel medio bastante, se adultera la carrera, se reducen las opciones del corredor limpio, con menos motor que los limpios que disputan, pero a lo mejor, el mismo motor que los sucios que disputan, y cuatro veces más mérito.
Paga todo el mundo. Patrocinadores, organizadores, directores (aunque algunos son incluso causa), Pagan todos menos ellos, que al final, no acaban en peor posición que antes de doparse salvo por no poder disfrutando del ciclismo.
Hay que acabar con la lacra, y no se acaba señalando sin pruebas, ni pegándole a nadie, ni con una caza de brujas, se acaba con medidas suficientes, responsabilidad de directores sobre los chavales, sanciones de por vida, y no beneplácito a ex dopados.