Press "Enter" to skip to content

Lovely Van Moer Sponsor

Estamos acostumbrados a miles de historias de ciclistas comprando un hueco en profesionales. Los hay desde los que su familia es rica, quieren correr en pros, y pagan al equipo por que les haga una ficha sin tener el nivel para ello, a la más justa de las “compras de huecos”: Un ciclista tiene más o menos el nivel, el equipo busca un corredor y entre varias opciones, se queda con aquél que trae consigo un patrocinador. En medio, quedan los que simplemente devuelven su salario por debajo de la mesa al manager, los que aceptan no cobrar en equipos continentales con salarios mínimos establecidos, los que entran por cuota étnica (que encajarían en lo del caso más justo mencionado si tienen nivel, y no lo hacen si no lo tienen pero son necesarios para el patrocinio), y los hijísimos, hermanísimos o sobrinísimos.

Por eso la historia de Brent Van Moer es bonita. Por que no le ha comprado su padre el hueco. Su padre, ha apoyado lo que hay que apoyar, la base.

Su padre es Jo Van Moer. Se trata del presidente de Van Moer Group. Es una de las empresas topes de gama dedicadas a la logística en Bélgica. Empezaron con transporte. Hoy, se dedican al transporte, embalaje, almacenamiento, automatizaciones, limpieza y reparación de containers, cumplimiento de normativas ISO en transporte y almacenamiento de metales y químicos, y soluciones a medida de transporte y distribución.

1200 empleados, 400000m2 de almacenaje, 23 bases, y clientes como la Volvo. 130.000.000 de facturación… Entre otros núcleos de producción, han adquirido una fuerza brutal en Rumanía.

Van Moer patrocinó a su hijo. Pero no de esta manera. No comprando un hueco para él en profesionales. El chavea ha demostrado suficiente calidad por sí mismo para conseguirlo. No. Lo hizo para salvar un equipo de base. Lo hizo por amor a su hijo, que ama el ciclismo y va a dedicarse a ello.

Brent Van Moer lleva destacando a nivel nacional desde cadetes. Le ganó una carrera a su ahora compañero Laurens Huys, en Opwijk, y fue podio en el campeonato de Flandes en línea.

Al siguiente, 2015, ya era juvenil. Su hijo llevaba varios años en el equipo ciclista de Waasland. Y entonces, éstos se quedaron sin patrocinador. Jo Van Moer no lo dudó y apostó por ayudarles.

Allí estaban no solo Brent, también Viktor Verschaeve, Sander De Pestel, Kenneth Caethoven y Sasha Weemaes. De Pestel y Verschaeve están también en Lotto Soudal u23. Weemaes ya es pro. Caethoven sigue en amateurs, aún es de 2º año. Gracias a Jo. Y tras ellos, han pasado por allí Jarne Van Grieken, Xandres Vervloesetm, Steven Pattyn, Loran Cassaert, Lars Oreel, Ilan Van Wilder, o Milan Fretin. Y ahora Lars Colman, Victor Demuynck…

¿Lo mejor? Que cuando su hijo, tras 2016, pasó de juveniles a espoirs con el Lotto Soudal, siguió ayudando al club y se ha mantenido como sponsor. 

Aquel 2016, Van Moer ganó la St Martinuprijs en Bélgica, el nacional CRE, la prestigiosa Kruibeke, y el anterior la Omloop Het Volk. Ahora, Brent es subcampeón del mundo CRI. Tras un muy buen primer año con Lotto Soudal, el pasado fue brutal ganando el Memorial Igor Decraene (una crono larga de un día), el Rik Van Looy, ayudando a la selección a ser 2º en la CRE del Avenir, y subiendo al podio en la Nieuwsblad, la general del Tryptique Ardennais, y sobre todo, como cúlmen, plata mundial CRI, a solo 33” de Bjerg y por delante de Mathias Jorgensen, Edoardo Affini o Ethan Hayer.

Su inicio de año ha sido brutal ganando las CRI del Montenaken, el Triptyque Monts Chateaux, y el nacional. Tras buenas pruebas .2, y un 6º en la Roubaix, arrancando desde atrás para cazar un grupo que se le había ido, ha saltado con el Lotto Soudal.

Al WT. No será un cambio drástico, misma estructura, ex compañeros del Lotto u23, y Kevin De Weert, ahora Manager de performance en Lotto, antes su entrenador en la selección. Acaba de saltar. El 3 de Junio. Se ha estrenado con las Hammer Series.

Jo Van Moer tiene otro hijo, Jens, un par de años mayor que Brent, que conduce transportes especiales, pero cuyo padre dice que le falta la ambición necesaria, mientras que la futura carrera ciclista de Brent Van Moer lo separa también de la ambición de su padre: Que uno de los dos lo suceda como manager de la compañía. Aunque ojo, por que nada como el deporte para aprender a gestionar medio, logística, transporte, ambición, y actuar en situaciones de presión.