Press "Enter" to skip to content

El último Mapei TT3, Bernhard Eisel

EL MAPEI TT3

Con Eisel, se acabará, cuando se retire, el legado del Mapei TT3. Con las retiradas de Pozzato y Cancellara, solo queda él.

En 2001, Mapei llegó a contar con 44 corredores contando 3 stagiaires (Cofidis con 37). Aquello llevó a la UCI a establecer un número máximo de corredores por escuadra, menor a 30 y dependiente del número de neoprofesionales y otros elementos.

Así, Mapei hizo una división y creó un equipo de 3ª división, TT3, development, lo que hoy sería un Continental. Atentos a la plantilla:

Cancellara y Pozzato, Allan Davis, Patrik Sinkewitz, Bernhard Eisel, Giampaolo Cheula, Aurelien Clerc, Dmtitriy Murayev, Michael Rogers, Frederik Willems, Graziano Gasparre, Eugeni Petrov, Leonardo Zanotti y Pavel Zerzan. 

Cancellara pasaría al TT1 tras Julio, y Aurelien Clerc en Septiembre, y Rogers y Willems en Agosto, y Sinkewitz en Septiembre. Aquel equipo ganaría con casi todos los corredores, y conseguiría un sifín de victorias, desde el Down Under de Michael Rogers (con una bici prestada por un aficionado tras avería en la suya) hasta la General del Avenir y Slovenia con Petrov, 4 etapas en Normandie con Pozzato, el ZLM con Cancellara o la Nokere con Clerc.

Más allá de las declaraciones a la postre de Sinkewitz sobre el supuesto dopaje sistemático en el equipo, para ver que había mucha clase basta con decir que tenían al podio del Mundial JR CRI 2000 y al campeón en linea, y dos del de 1999 con Petrov (oro mundial CRI, mundial línea y Europeo CRI en 2000), Rogers, y Cancellara, Graziano Gasparre había sido campeón europeo u23, ganado la Ronde de l’Isard o el Giro delle Regioni y etapa en Avenir entre 2000 y 2001, un Sinkewitz con podios en vueltas u23 importantes, un Cheula que había ganado Fleche du Sud y ya había corrido pruebas que hoy son WT, un Aurelien Clerc que lo mismo se mataba trabajando que ganaba etapas, Davis con top10s en mundiales u23 y con buenas carreras el año anterior en el Mapei TT1, un Willems excelente en las clásicas u23, el checo Pavel Zerzan, con muchos resultados en el amateurismo italiano, el prometedor Muravyev, y Leonardo Zanotti, un bttero que había sido 3º en los Europeos XC JR, 3º en el Mundial de relevos por equipos Elite, y que prometía pero que quedó en nada y en dos temporadas solo como profesional.

Y estaba Bernhard Eisel. 

Eisel fue 5º en el mundial de 1999, aquél en el que Damiano Cunego se impuso ante el ruso Ruslan Kaioumov. Eran 130 km, con 8 vueltas a un circuito. Y tras muchos ataques entre la tercera y la sexta, se hizo un corte con Cunego, Cancellara, Bernhard Eisel y Christophe Kern. A la postre, todos los mencionados en este párrafo tendrían una larga carrera en profesionales. Menos el ruso, claro, que fue plata en las pruebas en línea y CRI… y adiós.

Los rusos se pusieron a tope y neutralizaron ese corte. Atacaron unos, cazó Cunego, se formó un grupo, atacó la leyenda Mike Creed (el de Smartstop, Usa Paralympics y ahora Aevolo), y al final, les pasaron por encima Cunego y el ruso, al que Damiano oltó y mantuvo a raya hasta meta. Eisel acabó 5º, a medio minuto, tras Pozzato y Christophe Kern.

Además del rendimiento en ese mundial de 1999,  Eisel había hecho el doblete en los Juegos Olímpicos de la Juventud (cadetes) celebrados en Lisboa en 1997, ganando a Cancellara y Loysch la prueba en línea, y a Dmitriyev y Naulleau la CRI.

Antes también de aquel mundial, Bernhard Eisel fue 3º en una vuelta francesa tras Jurgen Van Goolen y Roy Sentjens y ganó otra austriaca a Christian Knees y el mentado Mike Creed.

Para aquellos años de juveniles, corrió con la Rinascita Ormelle, equipo por el que también pasaron Marco Coledan o Simon Spilak y Franco Pellizotti. Y luego, con Gli Amici Piave.

EL SALTO

Y pasó con Mapei. Uno de sus únicos 5 equipos. 19 temporadas, solo 5 equipos. Es un dato. De hecho, 1 es el actual y de otros 2 solo salió cuando estos desaparecieron.

Su fichaje tuvo guasa. Le habían hecho las pruebas de esfuerzo y todo, pero el equipo tenía un problema. Sería el corredor 41, y eso era demasiado. Les había gustado, pero eso lo impedía. Y entonces, le llamaron un día a las 21.30 de la noche, y le dijeron que estaba fichado, pero que el training camp empezaba al día siguiente.

En 2001, había corrido con el TT1, y ya había hecho sus cosas. Pudo celebrar victorias de Petrov y Zanini en l’Ain y Austria, y él mismo casi gana etapa en esta segunda vuelta. Llegó en un grupo de 13, y ganó Riebenbauer. Él fue 2º. Por allí estaba su hermano, Arnold, que fue un par de años profesional en tercera.

2002 fue el del TT3. Empezaron con una fiesta en Cuba, con Pozzato ganando la Vuelta a tal país y él acabando 2º, y unas 7 etapas para ellos. De ahí a ayudar a ganar a Cancellara el GP E Breukink. Consiguió ganar una carrera que hoy sería una 1.2, y consiguió otros pocos top10 y ayudar a Petrov a ganar el Avenir. 1” le separó de ganar la Paris Correze a Cooke.

LA FDJ

Y patapum. La Mapei desaparició a final de 2002, con el hastío del patrón Squinzi tras un positivo de Garzelli.

Eisel solo guarda buenas palabras para FDJ y Madiot. Llegó a un equipo con un jovencísimo Gilbert, con Wiggo, Baden Cooke, McGee, Guesdon o Mengin…

Eso sí, lo primero que le dijo Madiot fue que tenía que irse a vivir a Francia. Eisel le dijo que “de ninguna manera”. Cuando hizo 12º en la Sanremo, le dijo que le encantaría quedarse en Austria. Que le daría resultados. Marc dijo “OK”.

Con ellos descubrió las GVs en el Giro 2003. Y las clásicas. Fue top15 en Sanremo y RVV y 22º en Roubaix. En el Giro, vio muy de cerca, incluso haciendo podios, las victorias de Petacchi y Cipollini. E incluso acabó su primera grande y siendo 11º en la CRI final.

Con ellos llegó también su primera victoria profesional, en el Tour du Limousin. En Limoges y sobre Julen Fernández y su excompañero Petrov, ahora en iBanesto.

Resultado de imagen de bernhard eisel fdj

Ese año, Madiot le renovó el contrato de una manera no muy habitual. Tras firmarlo por una miseria y ver cómo rendía, en marzo le aumentó otro año el contrato y le aumentó el salario de manera inmediata.

En 2004 descubrió con ellos el Tour, y en 2005, hizo un buen Febrero en Portugal ganando etapas y puntos a los Pollack, Steels, u O’Grady, para luego ganarle etapa a Tom Boonen en el Tour de Suiza, y esta vez sí, disputar algunas etapas del Tour.

2006 fue el último año Chez Madiot. Etapas en Qatar y De Panne precedieron un 7 + 5 en Gante + Roubaix (el año del paso a nivel), y otro top15 en RVV. Ese año fue 4º en los puntos del Tour, su mejor resultado en una secundaria de una GV, en las que eso sí, no ha mejorado la 3ª posición de etapa conseguidas en su primer Giro y en su segundo Tour. Además, dobló con la Vuelta y fue 11º en el Mundial. En casa. En Salzburgo.

T MOBILE – HTC

Rolf Aldag lo fichó tras todo aquello para lo que aún era T-Mobile. Eso sí, en realidad, era Olaf Ludwig, el anterior manager el que ya lo tenía apalabrado. Cuando este salió, y se planteó el tema Eisel, Aldag y Eisel quisieron y se cumplió.

Llegaba a un equipo lleno de talentinos. Ninguno italiano. Ciolek, Cavendish, Burghardt, Gerdemann, Greipel, él mismo, ya con 25 años y establecido, Adam Hansen, o su ex compañero Patrik Sinkewitz. Junto a los más mayores Kirchen, inotti, Barry, Grabsch, Hammond, Piil, o Knaven y Honchar.

El equipo estaba en un proceso de cambio, y tras el despido de Ullrich y el de Sevilla en 2006, se fue Ludwig y cogieron el management Stapleton y Aldag, con Peiper y Hoffman a la ayuda. Fueron muchos los que salieron entonces. Y la imagen intentó salvarse rejuveneciendo al equipo. En vano. Sinkewitz pitó.

Entonces Telekom decidió dejar el ciclismo. Pagó lo acordado para mantenerlo en 2008, pero sus logos y publicidad desaparecieron.

La pena es que estuvieron a punto de pagarlo los jóvenes. Fue el año de la explosión de Cavendish aunque fracasara en el Tour (para vengarse en 2008 y desde entonces). Y de Greipel. Y de Burghardt. Todos los jóvenes hicieron un buen año.

El propio Eisel levantó los brazos 3 o 4 veces. Pero aquella temporada fue más importante por otra cosa: Comenzó su relación con Cavendish. 

Tras una etapa en Algarve y correr Tirreno, Primavera y De Panne, Burghardt ganó la Gante, y dos días más tarde, Eisel compartió con Cavendish la primera gran victoria de éste, en Scheldeprijs. Y las dos siguientes en Dunkerque, y las dos siguientes en Catalunya… Y la del ZLM. Y otra en Eurométropole. Fueron los inicios de una pareja que este 2019 cumple su 10ª temporada juntos, con un solo paréntesis entre 2013 y 2015. La victoria de Scheldeprijs los selló. Era el penúltimo hombre de Greipel, y tras matarse por él, al dejarse caer vio mal colocado a Cavendish, así que volvió a matarse, esta vez por Cav, para subirlo, y este respondió.

Cavendish es el compañero con el que más años ha pasado Eisel, 10, solo cerca de ello Siutsou, Renshaw y Boasson Hagen, un trío de corredores con los que también anduvo en HTC, Sky y Dimension Data. En el caso de Renshaw, también en FDJeux.

También es el corredor con el que más carreras ha compartido. Por que temporadas y carreras no es lo mismo. Hay corredores que han compartido años y años viéndose solo en el training camp de Noviembre, la presentación de Enero-Febrero y un par de vueltecillas al año. Por ejemplo, con Siutsou, solo ha compartido 18 carreras y 131 días de competición. Sin embargo, con Stannard, compartiendo equipo solo 4 años, han corrido juntos 45 carreras y hasta 129 días. Mientras que con Cavendish 95 carreras y 447 días de competición. Es decir, 44 días de esfuerzo al año, sin contar jornadas de descanso, días previos a carreras, camps…

La situación viceversa es similar. Eisel es el compañero que más años ha compartido con Cavendish, solo seguido por Renshaw con 9, y Tony Martin y Boasson Hagen con 7.

No solo decenas de sprints forjaron la relación. También de puertos y luchas por el Fuera de Control. En Hautacam 2008, Cavendish tuvo su primera batalla contra éste. Se cayó de salida, por un policía que pateó una pelota. Eisel se quedó con él, llevó sus botes de agua, tiró de él todo el camino. Y le ayudó a salvar el Fuera de Control. Renshaw se les unió en 2009, y ahí estaba ya el trío.

Resultado de imagen de eisel cavendish

Con él, pasaron juntos 5 años en la casa HTC. Fueron el mejor equpo del mundo, los más laureados varios años consecutivos. Cavendish consiguió infinitas victorias, muchas con ayuda de Eisel. Eisel ganó entonces etapas en Algarve, Suiza, CRE de la Vuelta a España, y sus dos mejores triunfos: la general de la Paris Bourges y la Gante Wevelgem. En un grupo con Hincapie, Roelandts y Gilbert (compañeros), Daniel Oss y Vanmarcke. Intentó atacar a -7, lo cogieron y ya se metió a la rueda. Cuando Vanmarcke arrancó la moto Roelandts lo neutralizó, y Eisel no tuvo rival en el sprint final.

TEAM SKY

Stapleton tenía un sponsor, y se evaporó el día de firmar el contrato. Brailsford había hecho anteriormente una oferta a Eisel. Sin esperanzas de HTC, llamó a Dave, le preguntó si seguía ofreciéndole hueco, y Dave no solo lo hizo, sino que mantuvo la oferta.

Entonces a Eisel se le acabó disputar. Desde ese 2012, Eisel solo ha hecho top5 en 4 CREs, una E3 el primer año en Sky, dos etapas y una general del Tour de Qatar, el nacional, y ganando la montaña de la Arctic Race of Norway en 2017.

Pero se convirtió en alguien igual o más valioso. Tanto que Tom Boonen llegó a decir que le habría encantado tenerlo en su equipo.

Con Sky pasó 4 años. Solo el primero con Cav. Llevaban juntos desde 2007 y en casi todas sus carreras, era su roommate fijo. Cav se fue a QuickStep. Eisel se quedó. Había hecho un gran año, podio en la E3 Harelbeke, y ayudante de Cav, Froome y Wiggo en el Tour.

Resultado de imagen de bernhard eisel froomeCon Sky iría también al Giro y Tour 2014, y al Giro 2015. Se perdió el de 2013, una pena para alguien que llevaba corriendo (y acabando) todos desde 2004.

Podéis reiros: En 2014, cerrando el año, Eisel dijo: -“Quizás me reitre tras 2015, quizás tras 2018, pero seguro que no estaré compitiendo a los 40”. Los cumple en 2 años.

DIMENSION DATA

Eisel no renovó con Sky para pasado 2015. Solo tuvo una oferta en la mesa. MTN Qhubeka (Dimension Data), fichaba a Mark Cavendish, y allí iba a forjarse la reunión de ambos. Bueno, tuvo 2. No renovó con Sky por que no quiso. Estos sí que le ofrecieron una renovación de 2 años. Y la descartó cuando aún ni siquiera era seguro que el proyecto Dimension Data fuera a salir exitoso.

Cuando Cavendish se lo ofreció por primera vez en realidad era un… ¿qué más da el dónde? Nos juntamos, y ya encontraremos algo.

Lo encontraron. MTN Qhubeka subía a World Tour, y el propio Cavendish ayudó a la llegada de Dimension Data como patrocinador. Además, allí estaban también Rolf Aldag, ex director de ambos en TMobile, Hammond, compañero de ambos en la misma escuadra alemana, y Mark Renshaw, juntándose el letal trío de nuevo.

Resultado de imagen de eisel cavendishCon Dimension Data, Eisel ha ido allá donde Cavendish. En 2016, lo vio ganar en Croacia, California, el Tour, y el Abu Dhabi. En 2017 repitieron los dos el típico Emiratos – Tirreno y lo vio ganar en Abu Dhabi. Y ya luego llegó la enfermedad de Cavendish y todo eso, aunque Bernie inició el Tour con él. En 2018, fue Eisel el que le tocó sufrir (aunque Cavendish también siguió con su historia).

En Octubre, renovaba para 2019. Estoy seguro de que si Eisel sigue corriendo es gracias a que el cambio a Dimension Data, le ha quitado presión. Aunque no fuera líder, un capitano en Sky la tiene. Y aunque quizás le hubieran tratado igual de bien durante sus problemas en 2018, quizás esa presión o exigencia del mejor equipo del mundo no le hubiera invitado a seguir. Con Dimension Data renovó para 2019 tras un año fatídico.

Se cayó en la Tirreno Adriático y todo tan normal. Pero sufría de dolores de cabeza continuos. Así que fue a los doctores. Cuando estos le examinaron vía MRI, le dijeron que no sabía como seguía pudiendo hablar y andar. Tenía un hematoma bastante grande en la cabeza. Cirugía. Raja en la cabeza. Relajación de la presión del cráneo. Eliminación de la sangre. 3 meses para poder volver a competir. Era Julio. Y aguantó hasta Guangxi. Eisel es uno de esos veteranos que prefiere correr a entrenar, y ya en la Vuelta a San Juan, estaba compitiendo. Ya lleva 41 días, y ahora se enfrentará al Tour de Fracia, su 20ª Gran Vuelta. Cavendish había sido el primero en preguntarle si seguro quería correr otra temporada. En recomendarle retirarse. Pero no. Eisel quería seguir corriendo. Y aquí sigue.

SIEMPRE FRANCO

Entre otras cosas, Eisel siempre ha sido un ciclista muy franco. No tuvo problema en decir que los que se quejaban de Cavendish se caían igualmente en todas las carreras, estuviera o no Mark. O que en el Tour su trabajo era trabajar para Mark y ni pensaba en ganar allí, que ya tenía otras oportunidades. O que eran como lobos mordiéndose entre ellos en situaciones de tiempo excepcional. O que en 2011 el World Tour no estaba definido. Y lo repitió en 2013. Y dejó claro que nadie sabía por que a Katusha se le quitó en principio la licencia, y que había un claro problema de transparencia. Tampoco se ha cortado en decir que no entiende a los GC guys metidos en los sprints. Tampoco se cortó en pedir respecto cuando los palos-selfies y fans subieron exponencialmente el peligro en la visita del Tour a Reino Unido en 2014.

Actualmente es el representante de los ciclistas profesionales en carretera en la UCI Athletes Commission.

SU LEGADO, LUKE ROWE

Resultado de imagen de bernhard eisel roweBernhard Eisel coincidió con Luke Rowe por primera vez en 2011, ya en Sky. Hasta entonces, Eisel llevaba ya 11 años de profesional. 8 años tras aquello. Eisel llevaba ya la mitad de su carretera hasta ahora.

Y a final del año, curró para él en 2 carreras: Dinamarca y el Tour of Britain, siendo 14º y 17º en cada General, y ganando etapa en la segunda. Ya habían coincidido en Oman. Compartieron 4 temporadas en Sky. 34 carreras. 82 días de competición. Del Tour de Oman, salió diciendo que de Eisel y Hayman había aprendido en una semana más de lo que había aprendido en su carrera completa. Una exageración, pero sabemos a qué se refiere. Su última carrera juntos en Sky fue la clásica de Québec.

Rowe ha heredado infinidad de conocimientos, y ahora ocupa su puesto. Más allá de su liderazgo con Stannard y cía en las clásicas, se ha convertido en el auténtico capitano de las vueltas. Su protección a los Froome, Bernal o Thomas es brutal. Para muestra la pasada Paris Niza. Para que os hagáis una idea, Rowe ha compartido 157 días de carrera con Froome. Solo ha corrido más con Thomas, Knees y Stannard. Fijo en el Tour de 2015. Incluso en 2018 tras su fractura de tibia y peroné en el verano de 2017.

Una frase de Eisel lo dice todo al respecto: “Con Rowe, intenté enseñarle todo lo que pude, y acabó siendo mejor que yo, que es lo que quiero ver”.