Press "Enter" to skip to content

Ciclismo profesional para las chicas, ¿Cómo?

¿Qué es el ciclismo profesional? Un ciclismo en el que los ciclistas reciben un salario. ¿Y el ciclismo profesional femenino? Igual, pero solo compiten mujeres.

Es decir, es un ciclismo profesional con una limitación: El sexo de los participantes. Per se, cualquier limitación reduce el nivel máximo alcanzable de algo. Así, si el Tour de Francia estuviera restringido a 30 años, no estarían Dan Martin, Thomas, Valverde, Porte, Fuglsang ni otros tantos.

Esto ya nos está limitando. No quiere decir que sea menos espectacular, y de hecho, en un supuesto análisis DAFO del ciclismo femenino, la exclusividad de ciclistas femeninas no solo tendría por que ser una debilidad sino que también podría ser una gran fortaleza.

Pero lo primero que tienen que saber es eso. No somos el ciclismo profesional principal. Somos un ciclismo profesional con una limitación: Solo para ciclistas femeninas.

Creo que el mayor problema del ciclismo femenino es que nunca se han sentado realmente a analizar eso: Desde cero, ¿qué modelo económico necesita el ciclismo femenino para ser un deporte profesional? Y no les culpo. Por que al fin y al cabo, ningún deporte ha hecho eso nunca. Todos han acabado siendo profesionales en mayor o menor medida, con una masa económica mayor o menos en función de un desarrollo de años, y ninguno empezó siendo profesional.

Lo que si es cierto es que el ciclismo se volvió profesional muy, muy, muy temprano. De hecho, en el siglo XIX ya. Es una burrada en comparación con deportes como el Rugby y otros tantos que también existen desde hace tiempo, pero que no fueron profesionales hasta el tercer tercio del siglo XX. Y también es cierto que desde sus inicios, se han mantenido sus 4 pilares:

  • Un público que paga o ve los anuncios como pago a seguir el desarrollo del ciclismo;
  • Unos organizadores que primero, pretendieron vender periódicos y luego derechos de TV y publicidad o visitas a ciudades, y a cambio pagan la carrera y premios.
  • Ciclistas dispuestos a sacrificarse entrenando y compitiendo para recibir ese salario y premios.
  • Inversores (sponsors y filántropos) que aportan dinero a equios que pagan a los corredores, sea por puro placer o por conveniencia económica (Fiscal, publicitaria…). (Esto, y no el nivel, entorno ni otra cosa es lo que convierte al ciclismo en profesional). 

Existe un quinto elemento: Federaciones que organizan y regulan el deporte, pero que ni están desde el principio, ni son indispensables. Mañana desaparece la UCI y el Tour de Francia seguiría existiendo. Simplemente, que adoptaría reglas propias, no existirían rankings como el WorldRanking, y las relaciones serían 100% directas Organizador-Equipo/Corredor.

Y un sexto. Los elementos externos. No son participantes (en general), ni un agente interviniente en el ciclismo profesional, pero lo apoyan o se benefician del mismo. Sin ir más lejos, las categorías de base animan al florecimiento y formación de uno de los elementos (los ciclistas), y las marcas y tiendas que no sponsorinzan, se benefician de un mercado que en gran parte existe gracias al ciclismo profesional.

Así que los cuatro elementos básicos del ciclismo profesional son los cuatro anteriores. Y solo han cambiado incentivos, formatos, montantes… Pero lo que uno da y lo que recibe es esencialmente lo mismo. Y todos consisten en un aporte económico (salvo el caso de los filántropos y salvo el esfuerzo del ciclismo, que realmente se podría valorar en Coste de oportunidad). Pago los medios, la organización de la carrera, los hoteles, la comida… Y recibo lo que cobro de periódicos antes, media, tv rights y publicidad ahora. Recibo mi salario, tras pagar con mi esfuerzo y el coste de oportunidad de no dedicarme a otra cosa. Y ahora vienen los dos elementos que sacan del ciclo (pues si no, todo sería simplemente una rotación del depositario de los fondos y no habría incentivos). Los aficionados no reciben nada económico, sino un espectáculo que aceptan y quieren ver, pero a cambio pagan bien sea la emisión de TV, bien viendo la publicidad. Y por otro lado, los sponsors pagan los salarios y equipos (y las tasas y tal) pero reciben dinero de dentro (lo que gastan los aficionados condicionados por la publicidad) y de fuera (deducciones y reducciones fiscales, B2B favorecido por el ciclismo)…

Ahí están los dos valores añadidos que hacen que más allá de un movimiento de fondos entre los 4 elementos, haya otro montante de fondos que procede de elementos, que no reciben aporte económico como contrapartida. Los aficionados, que consumen pero no reciben económicamente (solo espectáculo), y los sponsors, que pagan, pero que además, se pueden ver económicamente beneficiados por elementos externos, no necesariamente aficionados ni organizadores.

¿Y si lo aplicamos al ciclismo femenino? Pues queda claro: Necesitan crear un espectáculo que atraiga a aficionados que consuman, pero sobre todo, necesitan dar con la clave del qué consumen esos aficionados, por que si no logran que consuman, no habrá ese aporte añadido a los fondos de los elementos que conduzcan al crecimiento económico del modelo.

¿Cómo consiguió el ciclismo profesional atraer dinero y cómo ha evolucionado la entrada de incomes históricamente?

El dinero empezó a entrar en el ciclismo por dos vías en los años 80 y 90. Uno era el pago de entrada en carreras en velódromos (En los 80 ya había hasta 3 en UK y en los 90 se hicieron hasta 6 en Francia). Otro era que como las carreras desde la cuneta solo podían verse unos segundos, la gente pagaba por ver las crónicas y fotos, compraba periódicos. De ahí que se convirtieran en los grandes organizadores. Y éstos, con el tiempo, además de la mayor venta de periódicos, consiguieron primero que algunas ciudades pagaran por hospedar las carreras, y segundo, que llegaran patrocinadores de la misma. No en vano las caravanas de Tour y Giro existen desde los años 30. Vale. Hasta aquí hablamos de que el ciclismo atrae dinero, ¿pero cuándo se convierte en profesional? En realidad, los ciclistas ya ganaban premios desde años antes, y con Michelin y otras marcas llegaron los sponsors, directamente a individuos. Les pagaban viajes y acomodamiento normalmente, ara que vivieran de los premios que ganaban. Aunque a algunos les pagaban algo más, realmente les financiaban para que corrieran y ganaran los premios. Así, como el mayor montante venía de los premios, éste de los organizadores y el de los organizadores de la venta de publicidad y periódicos ya tenemos los dos mayores focos de incomes. Publicidad y medios de comunicación. Entonces nació la radio. Esto popularizó a las estrellas del ciclismo, atrajó a más y mejores fans, y provocó que hubiera una guerra fría entre organizadores, subiendo sus premios para atraer a las mayores estrellas, que además, ahora eran mejor pagadas por los sponsors (aún técnicos, neumáticos y bicicletas en su mayoría). Seguimos con Publicidad y medios de comunicación. Aquí llegó un problema. La industrialización provocó el abaratamiento de las motos, y la gente cambió la compra de bicis, por la de motos, reduciendo drásticamente los ingresos por publicidad de las marcas de bicis. Por eso llegaron los sponsors no técnicos: Nivea como máximo exponente. Las marcas de bicis se cabrearon, y los organizadores se dieron cuenta de que eso suponía que ya no monopolizarían la venta y distribución de publicidad en medios. Pero se quedaron. Aquí, aumentó el ratio de ganancias del ciclista que provenía del sponsor en lugar de los precios. Seguimos con Publicidad y medios de comunicación. Y llegó la TV. Pero al principio eran de los Estados, y el ciclismo técnicamente era muy difícil de retransmitir, así que esto lo que supuso fue que la gente, que entonces trabajaba menos horas, aumentara su interés en otros deportes. Esto hizo que los organizadores recibieran menos dinero de sus periódicos, y además, de patrocinadores que ahora preferían otros deportes más televisables. Tanto organizadores como equipos recibieron menos de los medios y la publicidad, y redujeron salarios y premios. Fue cuando los organizadores aumentaron su ratio de ingresos por ciudades visitadas (y cuando nacieron los grandes traslados y las semi etapas, para ir a las ciudades que más pagaban). Por otro lado, cambiaron los equipos comerciales por nacionales en el Tour para buscar una mejor distribución de posibildiades de los corredores, pero tuvo que echarse atrás por que presionaron las marcas no técnicas, que necesitaban la publicidad de los maillots y no les valía con que llevaran la bici o neumáticos y prohibieron a sus corredores correr con sus selecciones. La solución a la drástica reducción de salarios estuvo en que la gente seguía queriendo estar con los corredores, y por eso empezaron a organizarse criteriums. La ciudad pagaba la organización y un start fee al corredor, y a cambio animaba la economía local. Es la única vez en que el montante cambia algo de proceder de la publicidad y los medios, a los sponsors públicos (Ayuntamientos), que en cualquier caso, estaban vendiendo publicidad para su ciudad y tasas comerciantes locales. Y llegó la Televisión. El Boom. Ésta fue la que provocó, gracias a la reducción de costes, que se globalizara, hubiera más ciclistas y sponsors extranjeros, los segundos pusieran más dinero, aumentaran las Grand Départ…Y se lucharan los derechos televisivos. El Tour es la bola que se agigantó e impulsó el ciclismo. Más media, más y mejores sponsors. De nuevo: Publicidad y medios de comunicación. Mayores premios, mayores salarios. Hasta hoy. El ciclismo hoy es un deporte profesional realmente. En el que los 1.000 elegidos para las dos primeras divisiones mundiales, se ganan bien la vida.

Eso es al fin y al cabo lo que busca el ciclismo femenino: Ser ciclistas profesionales, que se ganen la vida con el ciclismo, sin necesidad de tener otro trabajo con el que compaginarlo, y sin que tal posibilidad se reduzca a un reducido número de ciclistas del pelotón.

El qué es fácil. El por qué también. Lo difícil es el ¿Cómo? Pero lo que es cierto es que muchos de los argumentos y medios propuestos no me convencen. Lo que más escucho al respecto del tema del modelo para el ciclismo femenino es el:

  • Igualdad en Precios
  • Queremos TV como si ésta fuera a convertir el ciclismo femenino en una masa económica grande por sí sola
  • Salarios mínimos

Todo, saltándose todo el proceso anterior. Sí, la TV es el gran componente de los salarios del ciclismo masculino, sus salarios están bien, y los premios no están mal, aunque son anecdóticos dado el reparto entre los miembros del equipo y a que la base es el salario y primas.

No digo que el ciclismo femenino sea nuevo y no tenga su historia y desarrollo. Pero evidentemente no les ha llevado al mismo lugar que al ciclismo profesional general, y un salto “cuasi por constitución”, no va ayudarle. De nada sirve que mañana se diga: Todos los organizadores pagan los mismos premios que a hombres, y todas las carreras tendrán TV. Y todos los equipos tendrán salarios mínimos. Por que probablemente, lo que ocurriría es que nos quedaríamos sin carreras, y sin equipos. Sin trabajos. Y con menos salarios de lo que ya hay.

No se trata de dar un salto hacia el resultado. Si no de buscar el camino al resultado. El problema no es el contenido. Llevamos casi los mismos días de ciclismo masculino y femenino con el Tour de Francia y el Giro Rosa (al momento de escribir ésto), y no creo que la carrera femenina haya sido menos espectacular que la masculina.

Pero tienes un público target al que conquistar. Y no está conquistado. Tienes un contenido que modelar, y no está modelado. Y tienes algo que vender, y aún no saben qué. Para mí el ciclismo femenino se ha saltado un paso grandísimo.

Y es el de definirse. El ciclismo profesional femenino no puede definirse simplemente como un ciclismo como el de siempre pero disputado solo por mujeres, por que entonces solo nos estaríamos enfocando en la limitación de participación.

Y francamente, lo que estaríamos diciendo es: Se trata de un ciclismo más corto y más lento, por que está limitado al sexo femenino y por ende, deja fuera a gente que va más rápido, pero es del sexo masculino.

Yo aprecio tanto un buen partido entre tenistas masculinos, como entre tenistas femeninas. Y lo mismo me pasa con el ciclismo. Pero no es por que considere que ambos deportes son similares. Todo lo contrario. Es por que los observo desde sus propias perspectivas.

Y ahí está el error. En que yo lo veo así por que soy un friki de ésto, pero los que no lo sean no lo verán así y hay que vendérselo, por que si no, solo verán en pantalla un deporte más lento y con menos nombres de famosos.

¿UN NUEVO MODELO?

No creo que sea nada necesario un modelo nuevo, ni desde cero. Pero sí que la aspiración tiene que ser diseñar un modelo por el ciclismo femenino y no para el ciclismo femenino. Tienes que crearlo desde lo que es, y no desde lo que quieres que sea.

No tiene sentido crear un modelo nuevo en que los 4 agentes se relacionen de manera distinta. Por ejemplo, uno en que los equipos no existan, las chicas se afilien directamente a la UCI y ésta cree equipos al azar para cada carrera con ellas, designando a cada uno de ellos uno de los sponsors que a principios de año abonaría un montante a la UCI que ésta emplearía para pagar salarios mensuales a todas sus afiliadas vinculados a sus rankings en el año o semestre anterior. La UCI monopolizaría y se encargaría de organizar las carreras, producir la TV, pagar a las corredoras mensualmente y designar los distintos equipos al azar para cada carrera. A cambio, recibirían todos los ingresos de publicidad de sponsors a ciegas para los equipos, sponsors para las carreras, y publicdad en TV, por que todo se retransmitiría en abierto en Youtube y no en cadenas privadas, pues buscamos la masa y no que un reducido grupo de interesados pague Eurosport para verlo. Es una locura y las primeras quejas llegarían de van Vleuten, van der Breggen o Vos, que cobrarían menos de lo que cobran. Además de que haría falta mucho empeño y dedicación de la UCI para conseguir que no solo unos pocos grandes sponsors y técnicos pusieran dinero a ciegas (ojo, a ciegas pero claro, lo mismo mañana tu maillot lo lleva la mejor ciclista del mundo, cuando antes, con presupuesto y equipo cerrado, lo llevaba la 24ª).

No, no se trata de crear un modelo desde cero, ni de revolucionar nada. Se trata de sostenibilidad.

El principal objetivo es claro: Aumentar la masa económica para profesionalizar carreras, equipos y ciclistas. Y para eso se necesitan sponsors. Pero no se trata de automatizar que haya tele por que así vendrán sponsors. Se trata de que habiendo (o no, recordad los periódicos y los años 30), TV, haya un público target y se venda lo que ese público puede querer comprar. Por que en todo el artículo jamás he escrito que el ciclismo sea profesional por que van rápido. Por que no lo es. Hay gente que juega al bádminton entre los mejores del mundo y no cobra. Lo es por que vende. El ciclismo es comercio, y quién no lo sepa, está perdido en cualquier referencia que quiera hacer al profesionalismo.

Se trata de vender. Y el ciclismo femenino puede vender y mucho. Un ligero vistazo a los sponsors y nombres de los UCI Womens Teams nos aproxima al problema: Solo Liv (Giant), Cipollini, Canyon, Bianchi, Scott, y Trek entre los fabricantes, aparecen en los nombres de los equipos. No leo Cannondale, Specialized, Fuji, Cube, ni otras marcas que tienen cuadros específicos para mujeres.

¿EL MERCADO?

Aquí podríamos caer un error. El mercado del ciclismo femenino no es solo ciclistas actualmente o potenciales del sexo femenino. Igual que no todos los que ven el Tour de Francia son ciclistas, ni mucho menos.

Pero una gran parte sí lo es. Y ahí empieza la cosa. Denoto muy poca importancia de los sponsors técnicos específicos de mujeres. Estos fueron los primeros impulsores en los hombres, y si buscan TV para mejorar la exposición, es que aún no tienen la suficiente. Y si aún no tienen la suficiente, nadie mejor que los técnicos para llevar el mundo del ciclismo femenino más allá de la prensa y TV que actualmente hay.

El problema es que el público potencial del material específico no es tan grande. En Sevilla, en el sector más transitado de la provincia, han pasado este año 1743 hombres, por solo 86 mujeres. En el centro, son casi 5.000 hombres ascendiendo a Morcuera  por 210 mujeres. No, los sponsors técnicos no van a sustentar el ciclismo profesional femenino, igual que el masculino, no subsistiría solo por el interés en vender frenos de disco o bicicletas aero. Necesitan algo más. Pero también necesitan de éstos, y pueden dar el mayor impulso inicial. Y es que si bien no todos los que ven ciclismo son ciclistas, ni todos los que ven ciclismo femenino son ciclistas chicas, sí que probablemente todas las ciclistas chicas que vayan en bici de verdad, como entrenos, y no saliendo a dar un paseo al mes, y que valoren comprarse bicicletas y tal, verán ciclismo femenino. Es más, probablemente, las ciclistas profesionales sean en mayor medida modelos para las ciclistas aficionadas, que lo que lo son los ciclistas profesionales para los ciclistas aficionados.

Y luego… ¿Cómo consigo el boom? Ojo, que el boom no tiene por que estar asegurado. Y que yo no os he asegurado proponer un modelo sostenible ni óptimo, simplemente quería dejar la reflexión de que lo que tiene que buscar el ciclismo femenino para convertirse en un deporte 100% profesional con un montante suficiente de deportistas que por serlo al máximo nivel de su deporte (y en este caso, sexo), vivan bien del mismo, no es asemejarse en estructura y medios técnicos o de exposición al masculino, sino plantear su propio modelo, por que son un deporte diferente.

Y si niegan ser un deporte diferente, y dicen ser el mismo, se equivocan, pues entonces no serán el máximo nivel de su propio deporte y perderán cualquiera de sus ambiciones.

Y luego, en cuanto a temas específicos… Gillette,  Evax… Hay mánagers que no sabrán vender a las empresas en general (no las específicamente interesadas en las chicas), que el ciclismo femenino tiene mayor potencial de crecimiento que el masculino, que aunque tiene menos alcance, su ratio alcance/coste es mayor, y que no solo chicas ven ciclismo femenino (al revés, estoy seguro de que tiene más espectadores chicos que chicas), y que aunque su producto no sea para chicas específicamente puede obtener rentabilidad de publicitarse en el ciclismo femenino… Pero es que además, tampoco nadie ha sabido meter en el saco a empresas como Gillette para chicas o Evax, en las que de entrada descartas que la primera pregunta que se haga el CEO o responsable de marketing es por qué ciclismo femenino y no masculino.

Pero sobre todo, han de estudiar el mercado. Quién les ve y qué pueden venderle. A lo mejor hay mercados en que es súper atractivo económicamente. O geográficamente. O funcionalmente. Sin ir más lejos, probablemente el perfil de potencia de un cicloturista (granfondista) o máster 30/40 top sea más similar al de una chica top que al de cualquier ciclista PCT o WT. Probablemente también, aunque la media exposure general sea menor en el ciclismo femenino, la afinidad de los viewers con los sponsors sea mayor relativamente, pues los que lo ven suelen apreciarlo.

Y el coste es el coste, y por tanto puede haber más ratio de retorno que en el ciclismo masculino, donde la inversión tiene que ser mucho mayor.

Por otro lado,  tienen que tratar de evitar como sea los problemas del ciclismo masculino. Se trata de un deporte aburrido, que vive de los que tienen como rutina ponerlo por ser una hora muerta de la TV y de los apasionados que siguen viéndolo con la esperanza de esporádicos días realmente espectaculares. Un ciclismo en el que las entrevistas a Contador, Purito, y Valverde podían cambiar simplemente el nombre de los protagonistas y seguirían siendo iguales. Un deporte en el que (aunque de manera comprensible ante las estupideces  que les preguntan o la falta de verdaderos apasionados en las salidas de carreras) los ciclistas se refugian hasta y desde última y primera hora en el bus. Un ciclismo en el que se pactan muchas de las escapadas en GVs o se impide agresivamente que se formen con gente de nivel. 

Las chicas deben ser mucho más abiertas. No cometer tanto encerramiento y opacidad. Mostrar más que los hombres. Participar en más cosas con los aficionados. Ganarnos. Ser distintas. 

Ha quedado un artículo muy dEsEstRUctuRaDO. Que es como veo actualmente el ciclismo femenino. Y éste tiene 2 opciones: A) Dejarse llevar. B) Luchar por su lugar, que no es pedir igualdad con los chicos, directamente TV, ni salarios mínimos.

 

Si has llegado hasta aquí abajo, y no ves ciclismo femenino, TE INVITO, está genial.