Press "Enter" to skip to content

De Verona, los críticos, los haters, los trolls, y los …

Ayer Verona lo soltó. En Facebook. En lugar de su habitual Veronablog contando lo deportivo simplemente, también opinó sobre una corriente actual.

Hoy día tenemos la suerte de que aunque ahora exista la opacidad de los autobuses, y se deban a continuos protocolos los ciclistas, los tenemos mucho más cerca gracias a los avances tecnológicos. A la mayoría puedes escribirles de manera pública o privada por Twitter, Instagram, y Facebook, y aunque detrás de los más top solo hayas unos CM, en la gran mayoría de casos son el propio ciclista quien lleva su RS y muchos de ellos, interactuan como uno más en las redes. No nos lo carguemos. Con Gianni Moscon mismo, todo un Sky, el equipo más criticado por su “encerramiento” mantuve contacto un buen tiempo desde que estaba en el Sky a raíz de un artículo que escribí sobre él. Ten Dam, Ryan Mullen, Tao Geoghegan, De Gendt, Dowsett, Skujins en el máximo nivel, o los Edgar Nohales, Rodrigo Araque, Alexey Vermeulen, son solo una pequeña muestra de ciclistas que comparten, que interaccionan. No que cuelgan simplemente algo en modo Press Release (ni escrito por ellos) y hasta luego. Que ofrecen, responden, y preguntan. No nos lo carguemos. A Rowe ya lo han echado los trolls de Twitter por una gilipollez de una foto.

Se trata de una corriente de Hooligans, Haters, y otras tipologías de twitteros que no ayudan mucho.

Twitter es un foro fabuloso. A diferencia de Instagram, que se trata de un zulo de chupadas, cuyo algoritmo convierte cada imagen en un lugar de adulación, y en el que el que postea ofrece, vende, Twitter es un foro.

Un foro en el que estamos todos: Ciclistas, directores, managers, soigneurs, mecánicos, masajistas, periodistas, comentaristas, marcas, agentes comerciales, organizadores, federaciones, instituciones (aunque la AEPSAD no responde a nada), y lo más importante, el aficionado. Y es para nosotros. Por que todos los anteriores se relacionan y pueden relacionarse sin necesidad de Twitter. Pero nosotros no tenemos otro foro público en que debatir, preguntar, cuestionar públicamente.

Y lo están poniendo en riesgo. Al final, Verona “ha explotado”. Tampoco nada fuera de lo normal, pero es difícil mantener siempre oídos sordos. Lo dice alguien que en Cuenca, la zona Avilés-Oviedo, y en Valladolid, tiene gente que no le soporta. Pero bueno, si alguna vez me dispongo a pasar por Avilés, a lo mejor quedo con el que suele pasar por el apeadero en bici y arreglamos las cosas. Ese que supongo será del PCE de Avilés, Fernando García, nacido en el 81, ya que me amenazó con pegarme tras llamarme fascista por defender que me parece una tontería y arriesgado confundir a Bomberos, Ambulancias, y Policía con cambios de nombres de calle por hechos acaecidos hace un siglo (algunos varios) que nada van a cambiar con el cambio de calle. Tal Fernando me bloqueó en algunas Redes Sociales y se cambió el nombre en Twitter, sabedor de su error. Saludos a los Conquenses, a toda la zona de Lugones-Avilés – Gijón y al de Valladolid. Os tengo vigilados.

Todo esto lo contaba por que si un mindundi como yo tiene gente aburrida que tras una cuenta anónima se despacha (no se puede llamar criticar a lo que no lo es), no me quiero imaginar cuán pesado será para gente como Verona.

La historia de Verona

Lo de Verona viene de largo. Verona fue un buen juvenil. Bastante bueno. Ganó la Vuelta a la Sierra Norte, el ranking de la RFEC, fue subcampeón de España en CRI (ganó súper Mario González), y 3º en línea, y fue 5º en el Besaya de Jungels.

Pasó con el peor equipo pro de España en ese momento: Burgos BH. Por encima estaban Movistar y Eskaltel en el Protour, y Andalucía, Caja Rural y Geox en Pro Contis. Otro Conti era el Orbea, a la altura de Burgos en ese momento pero con link directo a Burgos BH.

Verona era madrileño, había estado en el CAR de San Cugat del Vallés, había sido un buen Juvenil corriendo para un equipo andaluz, de los mejorcitos de España, y pasó con el Burgos. Ahí empezó todo. A Verona le representaba Fernández Alba, y consiguió una oportunidad para él con Burgos, que se estudió desde Agosto. Agosto, el primer mes de fichajes. Tenía ofertas de varios amateurs y ésta de profesionales. Cogió esta. Desde entonces, mucha gente en el mundillo, bueno, en realidad fuera del mismo, aficionados, han dicho que pagó por ello. Se ha escuchado de todo. 6.000 euros editó alguien en la Wikipedia. 30.000 han llegado a decir en los foros.

Yo no lo se, ni lo afirmaría ni lo negaría, por que ha sido una práctica habitual en ciclismo, y por las prácticas con que ha tenido que vivir Burgos durante años para sobrevivir (olé, eh), pero lo cierto es que me da igual. Me da igual por varias razones. 1ª, por que había mostrado en juveniles clase suficiente para pasar. 2ª por que lo merecía también en cuanto a inversión personal: Alguien de Madrid, que se va a vivir a Barcelona para estar en un CAR, que corre con un equipo andaluz, y que siempre ha demostrado poner todo de su parte. 3º Por que más hemos pagado (de lo que supongo que pagaría si realmente pagó, no de 30.000) la mayoría de nosotros por nuestras formaciones y ni de lejos tienen tanta rentabilidad como la que le ha dado a él.

Tengo claro que no fueron 30.000 euros. Su propia hermana dijo en Master Chef que sus padres no podían pagarle una formación en una Escuela de Cocina, y con 30.000 se paga y en una buena. Tampoco me cuadra que cueste 30.000 euros un hueco en Burgos. Un equipo que tampoco es que tuviera el resto de corredores con mucho más nivel, salvo quizás Mas (que no era lo que ahora), Belda, Francisco Anton y Van Rensburg. Por último, de ser tales 30.000 euros, habría tenido hueco también en el Andalucía y habría optado a pruebas ProTour, como la Volta. Es más, tampoco tiene mucho sentido que hubiera contacto en Agosto, si pagaba, una práctica más habitual en último momento.

Pero a lo que iba no es a confirmar ni desmentir que pagara, que yo no lo se. A lo que iba es a que desde entonces fue que había algún que otro crítico.

Verona se desarrolló allí como ciclista, en busca de la madurez durante 2 años. El primero fue 5º en un Savoie Mont Blanc muy esperanzador, y el segundo combinó su temporada en Burgos con la selección u23. Se lo llevó el Quick Step. ¿Sí un hueco en Burgos son 30.000 cuánto tendría que pagar para QS? (#IronymodeON) ¿Y si iba a pagar por ir al equipo belga, cómo es que éstos le invitaron a varias concentraciones y le hicieron seguimiento? Y allí pasó 4 años. Ya eran 6. Y Verona, demostrando una dedicación exquisita y apertura de miras. Fue cuando empezó a publicar bastantes cosas. Que si un vídeo de su concentración en altura en Navacerrada, que si otras RRSS, que si lo otro. Debutó en la Vuelta y cogió incluso alguna fuga buena, curró para gente como Alaphilippe en varias carreras, hizo bastante buena Vuelta en 2015. Y alguna vez, llegó a estar en la disputa de una victoria pro. Pero sobre todo le vimos currar. Mitchelton vería su trabajo y su carisma, criticado por muchos, útil para cualquier empresa, como valores bastantes competitivos. Y lo fichó. E hizo top10 en Volta, dobló GVs, abandonó casi ninguna carrera pese a currar bastante… Ganó la montaña en Itzulia, cerró un ciclo en Mitchelton y hasta aquí.

No se quien ve en ésta, una mala trayectoria profesional. Y con aún 26 años. El resto solo puede sumar. Entre otras cosas una cabeza muy bien puesta, que le ha permitido siempre apostar por sí mismo por medio de una dedicación exquisita. Y no podéis negármelo cuando las dos cosas que quería cuando aún era un juvenil, asentarse en el Pro Tour y acabar en Movistar, se han cumplido. Tampoco ha sido nunca prepotente. A algún chaval se le acerca un agente o un manager y se sube a las nubes. Recién saltado, sin pagar mucho el salto de juvenil a pro, y con varias fugas en sus piernas siendo de 1º año u23, Verona se conformaba con tener “una carrera larga, sin lesiones y con alguna victoria salpicada”.

Además de eso, la trayectoria deportiva, asentada gracias a esos dos elementos, cabeza y motor sin los que no puedes rendir en profesionales (o al menos no mucho tiempo, y van 7 u 8 años), ha desarrollado una apertura de exposición mediática durante la misma. En Twitter desde 2010, lleva dos años subiendo vídeos a Youtube sin parar. Y ya hace unos años hizo algunas cosillas como aquel vídeo de cómo era su día a día concentrado en Navacerrada.

No creo que Verona sea profesional por subir vídeos. Por ser un futuro posible buen comercial de cualquier marca o región. Ni por tener los pies en la tierra. Creo que lo es por que anda. Evidentemente no es Evenepoel, Gaudu, ni Kruijswijk. Pero está siempre, en una forma aceptable, dispuesto a trabajar, y no tiene nada que envidiar a muchísimos de los gregarios que han pasado por el WT y PT estos años. Por encima de bastantes incluso. Aparte, tiene el resto, que le hace superar en valor a cualquiera que ande lo mismo o mínimamente más.

Los hooligans, haters, los críticos, y la explosión

En su blog en Face, Verona habla de ellos. Todo resultó a partir de las críticas recibidas en la etapa previa a la CRI (y en algunas otras etapas estos años), de la actitud del pelotón. De la falta de ataque, del pacto de fugas. Y del paseo por Peyresourde y Hourquette d’Ancizan.

Verona criticó a cierto sector hooligans. Mientras alentaba a seguir a los aficionados verdaderos. 

Comparto gran parte de su opinión. Los hooligans sobran. Eso sí, no todo el que critica es hooligan.

Yo jamás he criticado a un pelotón por tomarse una jornada de pachanga en el pelotón mientras otros, los que quieren y no tienen que guardar tanto, se disputan la etapa en una fuga bidón. Por que lo entiendo.

Pero no todos criticamos cosas así cuando criticamos. Mi problema no es que no atacaran en Peyresourde u Horquette, por ejemplo. Por que lo entiendo. No había terreno para más, y cualquier ataque de lejos individual podía ser controlado por un equipo como Jumbo o Ineos con las dos bajadas. A esa etapa le faltaba un buen terreno rompepiernas en todo el inicio que hiciera que la fuga que se formo a mucha velocidad, también se formara obligando a todos los que atrás controlaban su formación, a gastar de verdad. Mi problema es que no se ataque y no se endurezca no por eso sino por guardar posiciones. Que me vendan que la estrategia es esperar y esperar, algo ilógico sin ser el más fuerte de la carrera. Eso de esperar y esperar hasta que veas la oportunidad de lujo te vale si tienes que superar a 1 corredor. A lo sumo 2. Pero cuando tienes casi una decena por delante, no van a fallar los 9. Cuando hay gente superior a tu líder, solo se le puede ganar con momentos de tensión (vientos, bajadas de media montaña y más), o forzando y forzando confiando en la buena suerte de que quiebre. Sin forzar y forzar, y forzar, el que es mejor solo irá siendo cada vez mejor en mayor proporción. Veo bien que no quisieran atacar en esa etapa, no habrían ido a ningún lado, pero que nadie me venda que no es así.

Hay críticas así, objetivas, y que no hacen daño, sino que aportan al ciclismo, por que el aficionado tiene que ser parte del mismo, no meramente como espectador, por que el ciclismo es un deporte que si solo se basa en ver, no va a ningún lado.

La crítica está bien. Pero se pasa de castaño oscuro el tema de los Hooligans, cuentas anónimas y más de Twitter. Sergio Argul Arias, que creo trabajaba en la UNED y supuesto autor del blog ciclismo2005 inició el anónimato, con post sangrantes, muchos con razón, otras con acusaciones sin base argumental ninguna. Acusaciones graves. Y una buena banda de palmeros. Yo era el primero que leía sus post. Siempre, con ojo crítico, como me leería cualquier libro o los artículos de cualquier otro. Más si son de opinión, y no entrevistas y artículos que se multiplican con un mismo contenido. Nunca como un grupi.

Y esto de los grupis es curioso. No soporto a Zugasti de hace años. Pero no me parece mal lo que hace ahora. Yo también querría una marca poniéndome bici, ropita, llevándome a pruebas… Y eso que me jode por que se de muchos amateurs, futuros corredores profesionales, que acabado el año tienen que conseguir un comprador para esas bicis mientras estos influencers la tienen gratis. Jamás he seguido, sigo, seguiré ni mire las publicaciones de Zugasti en ninguna de sus RRSS. Pero tampoco creo que esté actualmente haciendo nada malo.

Lo que me hace gracia, es que mientras que estos mismos hooligans critican a los grupis (ojo, que para mí la mayoría que está lamiendo lo que vende Zugasti no tiene muchos dedos de frente y lo de gallo, capo, y tal, en este caso me parece tan tontería como a ustedes) de éste, o critican a Verona y Maté por sus vídeos y compartir cosas, aplauden a Sergio, o han aplaudido las declaraciones recientes de Oscar Pujol (que me cae mejor que Zugasti mil veces, contra el que no tengo nada, y al que también envidio por ser partícipe de algo que está sumando al ciclismo como GCN, y por que ha vivido de un deporte que se que además de medio de vida para él también es pasión).

No entiendo qué hace malo Verona. Corriendo aporta al equipo. Y luego publica cosas. Algunas más útiles, otras menos. Pero la misma gente que critica lo cerrado del ciclismo, la omérta, y que todos son robots, critican cuando uno se abre, cuenta lo que hace, publica vídeos desde el bus, o en Youtube sean comerciales o más personales, o interacciona en Twitter, que twitteara lo del positivo de Pantano, o que sea bastante comercial.

Estos hooligans, para más, suelen ampararse en cuentas anónimas. Y no miden las posibles consecuencias de sus comentarios en Internet. Es un tema de valores. Es más fácil dañar a la gente cuando nadie conoce quién eres y estás en un agujero negro del control judipolicial. Si alguien se te pusiera en la calle a gritar dopado de mierda y cosas así, acabaría en comisaría independientemente de que hubiera consecuencias judiciales finales o no. En Twitter, es incontrolable. Tan incontrolable como los daños que puede causar un comentario. Y esos hooligans sobran en el ciclismo. Desde lo que se dedican simplemente a meter mierda, como a los que están inundando el ciclismo de futbolismo.